Un día después de que el cuerpo de una mujer de 34 años y el de su hija, de 17 meses, apareciesen ahorcados en el porche de una finca cerca de Maioris, en Llucmajor, se van despejando las incógnitas alrededor de este macabro suceso. En la mañana de este jueves se les ha practicado la autopsia a madre e hija.

No existen signos que indiquen la participación de una tercera persona en los hechos. Se confirma, así, la primera hipótesis que barajaron los investigadores: la madre mató a la niña y después se suicidó. Está por confirmar la existencia de sustancias tóxicas en los cuerpos de ambas.

[adrotate banner=”125″]

Todo empezó con una discusión en la finca donde residía la pareja con su niña. En la tarde del martes los padres de la niña tuvieron una fuerte discusión después de que, al parecer, él le plantease a ella la separación. A pesar de que en un principio se dijo que la mujer abandonó la casa con su hija, la Guardia Civil confirma que fue él quien se fue de la finca después del tenso encuentro.

Cuando horas después regresó a la vivienda no había rastro ni de su mujer ni de su hija. El chico, de 31 años y natural de Llucmajor, se puso en contacto con familiares y amigos de ambos con la intención de dar con ellas. No fue hasta la mañana siguiente cuando encontró los cuerpos sin vida de las dos, colgados en el porche de una cuadra anexa a la vivienda, a menos de cien metros de la casa.

La Guardia Civil ha confirmado a Crónica Balear  este miércoles por la mañana que finalmente el padre de la niña ahorcada prestó declaración formal en la Comandancia General de la Guardia Civil de Palma ayer por la tarde. Iba a hacerlo este miércoles por el estado de nervios en el que se encontraba pero finalmente pudo hacerlo ayer. Hoy prestan declaración personas del entorno más cercano de la pareja, familiares y amigos.

 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.