Foto: REUTERS

La presidenta del Colegio de Enfermería de Baleares, Rosa María Hernández, ha pedido, tras la muerte de una mujer la semana pasada que se sometió a una operación de liposucción en una clínica privada de Palma, que la Administración lleve a cabo “más inspecciones” y ha animado a los usuarios y afectados a que realicen denuncias pues “los colegios profesionales no pueden actuar de oficio”.

[adrotate banner=”125″]

En declaraciones a Europa Press, Hernández ha explicado que tienen interpuesta una querella contra esta clínica que se ha admitido a trámite y ante la cual la clínica ha presentado un recurso por presunto intrusismo laboral ya que personal sin formación estaría llevando a cabo tareas propias de enfermería, como poner inyecciones, entre otras.

Según señala, desde el Colegio se informó en octubre a la Dirección General de Inspección de Trabajo y Seguridad Social del Ministerio pero desde este departamento del Gobierno se archivó la causa al considerar que “los hechos recogidos no suponen una infracción del orden social”.

De esta manera, Hernández ha destacado la necesidad de que los afectados pongan denuncias ante el Colegio “si se sospecha de instrusismo” pero también ha resaltado que la Administración “no puede dejar en manos de los usuarios la responsabilidad de saber si les atiende un profesional o no por lo que le ha pedido ayuda mediante el fomento de las inspecciones para minimizar los casos de intrusismo laboral.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.