Las tareas de recuperación de Cala Mesquida, afectada tras un derrame del fluido de aislamiento del cable eléctrico que une Mallorca con Menorca, han finalizado este miércoles y, por lo tanto, estará lista para Semana Santa.

Durante el trabajo se han llegado a tratar alrededor de 4.000 metros cúbicos de agua y más de 1.000 toneladas de arena, todo ‘in situ’, según ha informado la Conselleria de Medio Ambiente, Agricultura y Pesca en una nota informativa.

[adrotate banner=”125″]

Aun así, todavía quedará pendiente la recuperación de la parte vegetal de las dunas, para la cual Red Eléctrica de España presentará un proyecto que requerirá la aprobación de las administraciones competentes. Una vez haya acabado la temporada turística, empezarán las actuaciones de mejora del sistema dunar.

El conseller de Medio Ambiente, Agricultura y Pesca, Vicenç Vidal, ha explicado que “se trata de una actuación que nunca se tendría que haber producido”. “Es importante destacar que se ha hecho una recuperación del derrame del aceite refrigerante del cable. Por lo tanto, no hemos perdido la arena de Cala Mesquida y el medio ha quedado restituido”, ha añadido.

Igualmente, el conseller ha explicado que “esta instalación está quedando obsoleta y se tiene que cambiar”. “No podemos asumir cada año una intervención de recuperación del medio o de afección al medio a causa de este cable; no queremos un cable obsoleto en las Islas”, ha dicho.

Por otra parte, el director de Sostenibilidad e Innovación de Red Eléctrica de España, Daniel Pérez, ha asegurado que el cable es de 1975, pero que no perteneció a la empresa que representa hasta el 2010. Desde entonces, ha dicho, “nuestro trabajo es mantenerlo ya que su vida útil no ha acabado. Además, actualmente estamos inmersos en el proyecto de un nuevo enlace que reforzará la conexión entre islas, y, por lo tanto, posibilitará una mayor interacción renovable”.

ANTECEDENTES

Este derrame tuvo lugar al final de octubre del año pasado, cuando rebosaron 3.600 litros de un aceite industrial biodegradable necesario para la refrigeración y el aislamiento eléctrico.

Red Eléctrica de España, titular de la instalación desde el año 2010, presentó un plan de recuperación voluntario de la zona afectada a la Dirección General de Educación Ambiental, Calidad Ambiental y Residuos, que consistía en el tratamiento de las aguas y la arena ‘in situ’, sin que fuera necesario aportar arena de ningún otro lugar.

Este tratamiento se ha hecho en dos fases: la primera ha consistido en el acondicionamiento y la instalación de los equipos de tratamiento de las aguas y los suelos y el comienzo de la excavación, y la segunda, en el bombardeo y el tratamiento de las aguas de la excavación y el lavado de la arena en una planta compacta.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.