Tras una impactante persecución que ocasionó diversos incidentes y sorteó varios altos policiales; las fuerzas de seguridad lograron detener al conductor fugado, de nacionalidad rumana; y comprobaron en el sistema que no posee carnet de conducir. Además, estaba ya fichado por la Policía Nacional, ya que pesaban numerosos antecedentes en su historial.

De hecho; fuentes cercanas a la investigación, confirman que el detenido comenzó en Palma de Mallorca como aparcacoches. Eso sí, tiempo después; logró hacerse con el BMW Cabrio 325 con el que protagonizó la arriesgada persecución.

[adrotate banner=”125″]

Los hechos tuvieron lugar sobre las 19:00 horas del domingo, cuando una patrulla de la Policía Local observó un BMW blanco cabrio modelo 325 circulando a gran velocidad por 31 de diciembre; manifestando una conducción temeraria que estaba poniendo en peligro a conductores y transeúntes.

El coche no paraba de acelerar, saltándose los semáforos en rojo; por lo que los agentes le dieron el alto. El conductor se dio a la fuga haciendo caso omiso de los agentes. Segundos después, la emisora informó sobre un coche de las mismas características que había rozado un vehículo en Avenidas y se había dado a la fuga.

Al parecer, el coche había provocado el accidente y trataba de escapar del lugar. Varias patrullas comenzaron la persecución pero ningún alto resultó efectivo. El coche había llegado a Alfons el Magnànim, cruzado Son Oliva y de allí había escapado por la Vía de Cintura. Los agentes le perdieron de vista circulando en sentido Aeropuerto.

A pesar de la gran velocidad a la que circulaba, los agentes pudieron coger la matrícula. En su interior, se vislumbraban tres figuras; la del conductor y la de dos chicas jóvenes en los asientos de atrás. La matrícula aparecía vinculada a un joven de nacionalidad rumana con numerosos antecedentes penales por estafa, robo y hurto.

Una unidad se desplazó al domicilio registrado en la matrícula y de camino se cruzaron de nuevo con el fugado. Le volvieron a dar el alto pero el conductor decidió escapar de nuevo. Se sumaron a la persecución varias unidades de la Policía Local y también la Policía Nacional; para así montar puntos estratégicos en los accesos y tratar de bloquearle.

Al parecer, durante la persecución, también provocó la caída de un ciclista. Los agentes le siguieron a la carrera hasta calle Cotlliure, donde volvió a dar esquinazo a la policía. Se produjo un gran despliegue y minutos después, una patrulla de la Policía Nacional localizó el vehículo en un callejón de la calle Castillo Olite.

Un grupo de jóvenes se encontraba cercano al vehículo, por lo que los agentes procedieron a su identificación. Una de las patrullas que había comenzado la persecución pudo reconocer al conductor fugado y se procedió a su detención; aunque el joven mantenía que no conducía él. Tampoco explicaba claramente la propiedad del coche. Una grúa municipal retiró el BMW hasta el cuartel de la Policía Local de Sant Ferran.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.