Uno de los acusados de haber propinado una paliza mortal a un anciano durante un robo en su casa ha negado rotundamente haber participado de cualquier forma en el delito, mientras que otro ha confesado parte de los hechos y ha implicado al primero asegurando que fue quien propuso el robo.

Durante el juicio, J.N.R.F. ha negado haber estado en el domicilio del robo, en Port Pollença, en ninguna de las dos ocasiones en las que accedieron a la vivienda y ha mantenido que estaba en su casa la primera noche y con su familia en un centro comercial la mañana en la que se produjo el homicidio.

[adrotate banner=”125″]

También ha negado haber vendido un coche para poder huir de España o haber confesado los hechos a otra persona que le preguntó por unos arañazos que tenía en la cara. Este acusado sí ha reconocido haber sido condenado anteriormente por tráfico de drogas y ha admitido que fue denunciado por violencia de género pero que la denuncia fue archivada. Además, ha indicado que en el momento de los hechos no tenía trabajo ni deudas y que recibía 1.000 euros mensuales de prestación por desempleo.

Sin embargo, el segundo acusado, C.A.S.I., ha reconocido haber participado en el robo la primera noche y ha implicado al resto. De hecho, ha sostenido que el primer hombre fue quien propuso a los otros dos el robo porque esperaba “encontrar droga” en la casa. De hecho, en anteriores declaraciones dijo que el primer acusado estaba “como loco” por entrar en la vivienda. Según esta versión, el primer acusado fue quien conducía el vehículo con el que llegaron hasta la casa.

No obstante, el segundo acusado ha negado haber vuelto a entrar en la vivienda la mañana que se produjo el homicidio, y ha asegurado que aquella mañana se encontraba con sus hijos. Según ha dicho, el “susto” del primer intento de robo le había hecho cambiar de opinión.

El tercer hombre sólo está acusado de delito de robo con fuerza puesto que sólo participó en los hechos la primera noche, según el fiscal.

En el interrogatorio, el fiscal ha citado la declaración de la viuda, que dio una descripción física de los agresores que coincide con la de los acusados.

ENTRARON DOS VECES EN LA VIVIENDA

Según el escrito de acusación los tres hombres entraron en la vivienda, situada en Port Pollença, durante la noche del 23 al 24 de diciembre de 2014, pero la alarma de seguridad los hizo a huir. Días después, dos de ellos volvieron a la casa por la mañana y se encontraron a los dueños, dos ancianos de 78 y 75 años.

Los ladrones maniataron y le dieron una paliza al hombre hasta que perdió el conocimiento y encerraron a la mujer en el baño. Después abandonaron la vivienda llevándose sólo 35 euros y dejando al hombre inconsciente y herido. La víctima murió días después por una insuficiencia respiratoria como consecuencia de la agresión.

Por todos estos hechos, el fiscal imputa delitos de robo con fuerza en casa habitada; delito de robo con violencia en concurso con un delito de detención ilegal, con agravante de disfraz y abuso de superioridad; segundo delito de detención ilegal con los mismos agravantes que el anterior y delito de homicidio, por los que pide 25 años y medio de prisión e indemnizar a la viuda con más de 86.000 euros y a cada uno de los hijos herederos con casi 9.600 euros.

Para el tercero, el fiscal pide dos años de prisión por delito de robo con fuerza en casa habitada.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.