La Guardia Civil de la Región de Murcia ha desarrollado la operación ‘CARBURO’, una investigación dirigida a esclarecer unas supuestas estafas a empresas murcianas que ha culminado con la desarticulación de una organización criminal. Han sido detenidas nueve personas, miembros de la organización criminal, como presuntas autoras de, al menos, 35 delitos de estafa continuada, apropiación indebida, receptación y pertenencia a organización criminal, cometidos contra empresas de Barcelona, Alicante y Murcia.

[adrotate banner=”125″]

En los dos registros domiciliarios, practicados en Petrer (Alicante), los agentes se han incautado de abundante documentación mercantil y mercancía que los relaciona con la presunta autoría de estafas continuadas por valor superior a un millón y medio de euros.

La investigación se inició en noviembre del año 2015, cuando la Guardia Civil tuvo conocimiento de las estafas cometidas contra varias empresas de la Región que habían vendido sus productos a otras mercantiles que, una vez tenían en su poder la mercancía, habían desaparecido sin dejar rastro y sin abonarla.

La Guardia Civil determinó que existía una trama delictiva dedicada a crear empresas ficticias con las que adquirir grandes cantidades de productos, bajo una supuesta legalidad, con el método delictivo conocido como timo del nazareno.

‘Timo del nazareno’

Se trata de una modalidad delictiva que consiste en la adquisición de mercantiles inactivas, de las que aprovechan su aparente solvencia económica, para establecer relaciones comerciales con otras empresas de diferentes sectores. Para poner en marcha estas empresas colocan como administradores a “hombres de paja o testaferros” –personas sin antecedentes e insolventes–que cobran cierta cantidad dinero con la premisa de desaparecer del territorio nacional, una vez cometidas las estafas.

A través de estas empresas se efectúan distintos pedidos para ganarse la confianza de los proveedores para, finalmente, realizar un último pedido de un volumen considerable, momento en el que la empresa desaparece dejando pendiente la deuda contraída.

La Guardia Civil averiguó que tras las estafas investigadas en Murcia se encontraba un grupo delictivo organizado, que mantenía su centro de operaciones en unas oficinas ubicadas en el municipio alicantino de Petrer, por lo que fueron solicitados los correspondientes mandamientos de entrada y registro.

Estas inspecciones, practicadas en un local y en un almacén, han permitido incautar abundante documentación relacionada con los delitos investigados, así como una autocaravana que fue adquirida con el mismo método delictivo.

El estudio pormenorizado de la documentación aprehendida ha permitido averiguar que, presuntamente, utilizaron esta empresa ‘pantalla’ para hacer acopio de una gran infraestructura de material informático y de más de 20 vehículos nuevos, de gama media y alta, que adquirieron mediante renting ó leasing con el mismo método delictivo.

Deudas por valor superior a un millón y medio de euros

Hasta el momento, se estima que estas prácticas delictivas habrían causado perjuicios económicos, con un valor superior a un millón y medio de euros estafados, a 35 empresas de Barcelona, Alicante y Murcia dedicadas a la venta al por mayor de productos, así como  financieras de venta-leasing de vehículos y compañías aseguradoras.

La Benemérita ha determinado que los productos adquiridos fraudulentamente se distribuían, de manera inmediata, a través de otras empresas legales que constituían un segundo escalón operativo de la organización criminal, con las que ‘blanqueaban’ las mercancías.

Las numerosas pesquisas practicadas han permitido localizar a los supuestos líderes de la trama delictiva: dos varones, de nacionalidad española y vecinos de Murcia y Alicante, que han sido detenidos como presuntos autores de los delitos de estafa continuada, apropiación indebida, receptación y pertenencia a organización criminal.

Estos supuestos líderes habían dispuesto que las personas implicadas en el desarrollo de las distintas fases delictivas no se conocieran, lo que dificultaría su detención concatenada y su propia identificación y detención.

Sin embargo, la Guardia Civil ha indagado hasta averiguar la identidad del resto de personas relacionadas con los delitos investigados, lo que ha permitido localizarlas y detenerlas en Alicante (6) y Menorca (1), como presuntas autoras de los delitos de estafa continuada, apropiación indebida, receptación y pertenencia a organización criminal.

La operación ‘CARBURO’ ha culminado con la desarticulación de una organización criminal, con la detención de nueve personas que, junto a las diligencias instruidas y a los efectos intervenidos, han sido puestos a disposición del Juzgado de Instrucción número 4 de Cartagena (Murcia).

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.