Foto: REUTERS

Fuentes militares estadounidenses y surcoreanas han afirmado este domingo que el misil lanzado por Pyongyang aparentemente no sería un misil balístico intercontinental (ICBM) dado el recorrido que describió el proyectil.

[adrotate banner=”125″]

La Casa Blanca ha informado de que el presidente, Donald Trump, ha sido informado al respecto, y de que seguirá la situación al detalle. Si bien, Trump no se ha pronunciado sobre la última prueba militar norcoreana, la primera desde que tomara posesión del cargo.

Por su parte, Japón a través del secretario de Gabinete, Yoshihide Suga, ha emitido su enérgica protesta y ha señalado que se trata de “una provocación” contra Tokio al haber coincidido con el encuentro entre Trump y su homólogo nipón, Shinzo Abe.

En la misma línea, Seúl ha condenado igualmente el lanzamiento de Pyongyang, un acto que ha descrito como una grave amenaza a la paz y seguridad de la península coreana y una clara violación de las resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

Corea del Sur ha señalado que se tratan de “provocaciones que muestran la naturaleza irracional y maniaca del régimen del líder norcoreano Kim Jong Un”.

ÚLTIMO LANZAMIENTO BALÍSTICO

Un proyectil no identificado ha caído en aguas de la costa este de la península coreana este domingo, según informó el Ejército surcoreano.

Según Seúl, el misil recorrió 500 kilómetros desde el punto de lanzamiento en el oeste de la península y cayó en el mar de Japón.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.