Tots per Pollença ha acusado este sábado al Ayuntamiento del municipio de lanzar los fuegos artificiales de Año Nuevo sin contar con las correspondientes autorizaciones y sin informar a la Policía Local y al ingeniero municipal.

[adrotate banner=”125″]

Según ha especificado en una nota de prensa, se trata de una “nueva imprudencia” llevada a cabo por el equipo de gobierno, aunque “afortunadamente no pasó nada”.

El portavoz de Todos por Pollença, Tomeu Cifre, ha asegurado que “el alcalde Miquel Àngel March y el regidor de Fiestas, Antòni Cànaves, tienen que ser conscientes de que no pueden improvisar de este modo porque sus imprudencias ponen en peligro a la ciudadanía”.

“No puede ser que unos fuegos artificiales del Moll queden deslucidos porque no hayan sido capaces de realizar las gestiones oportunas. No tenemos que olvidar que los fuegos son uno de los espectáculos más esperados por los vecinos”, ha denunciado Cifre.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.