El Real Mallorca empata a uno, con goles de Lekic y Mayor, en su visita al Municipal de Reus. Un partido loco con un penalti, expulsiones y varios palos y en el que tanto los isleños como los locales, pudieron sumar los tres puntos.

El choque comenzó con los locales muy intensos y los isleños sin encontrar su sitio. Momentos de desconcierto que estuvieron a punto de condicionar el encuentro. A los tres minutos de juego un malentendido entre la zaga mallorquina y una zancadilla a destiempo provoco que el árbitro pitara un penalti en contra. Cabrero, estelar durante la primera parte, adivinó la intención de Miramón y, al pararlo, evitó que se adelantaran.
[adrotate banner=”125″]

Al Mallorca no le duraba mucho el balón y los de Natxo González desplegaron superioridad en el juego. Sin embargo, cuando corría el minuto 15 el panorama cambió cuando Lekic enganchó una chilena en el área que se estrelló en el poste y, un minuto después, a pase de Vallejo, se plantó sólo ante Badía batiéndolo por bajo.

Fueron los mejores momentos de los visitantes del primer periodo, Moutinho lo intentó desde fuera del área en un par de ocasiones sin fortuna y el centro del campo bermellón intentaba controlar el esférico.
Conscientes de la importancia de los tres puntos el Reus adelantó líneas y el Mallorca, buscando seguridad, dio un paso atrás y hasta el descanso se vió a los locales volcados y al Mallorca esperando atrás para intentar salir a la contra. Destacó el paradón de Cabrero en el minuto 34 a cabezazo de Mayor tras un córner.

Arrancó la segunda mitad con los mallorquines más entonados y metidos en el juego, con el dominio compartido. El Reus buscaba una y otra vez la espalda de la zaga rival pero la defensa mallorquina desbarató sus intentos.

En el minuto 56 Moutinho, en jugada individual, estrelló el balón en el palo pero fue un espejismo porque los locales se volvieron a adueñar del balón. En el minuto 64 parecía que los de Olaizola respiraron porque el árbitro, tras protestas airadas, expulsó a Jorge Díaz. La superioridad numérica duró poco porque a los dos minutos el expulsado fue Saúl.

El vasco cambió el dibujo y saltó el debut Sasa Zdjelar pero el cansancio hizo que bajara la presión y se abrieron espacios. Mayor lo aprovechó y se plantó solo en la portería. El empate llegó en el minuto 75.

Los de casa lo intentaron y acosaron la portería contraria. Los bermellones intentaron encontrar una salida rápida pero los últimos minutos del encuentro transcurrieron sin que el marcador se moviese y con un  reparto de puntos que no dejó contento a ninguno.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.