La gripe continúa en ascenso en España y en la última semana el número de casos ha aumentado nuevamente un 26 por ciento, hasta los 220,5 casos por 100.000 habitantes, lo que hace que la difusión de la enfermedad sea ya epidémica en todo el territorio salvo Andalucía, Ceuta y Canarias.

Así se desprende de los últimos datos de la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica del Instituto de Salud Carlos III, relativos a la semana del 9 al 15 de enero, que muestra un aumento con respecto a los 174,48 casos por cada 100.000 habitantes de la semana anterior y deja atrás el umbral basal (55,68) fijado para esta temporada 2016-2017, superado a mediados de diciembre.

[adrotate banner=”125″]

Asimismo, el informe señala un nivel de intensidad alto en Castilla y León y Navarra, medio en Cantabria, Castilla La Mancha, Extremadura, Madrid, La Rioja, País Vasco, Ceuta y Melilla, y bajo en el resto de las redes centinela.

De hecho, esta semana la región más castigada por el virus es Navarra, con 414,83 casos por cada 100.000 habitantes, seguida de Castilla y León (408,5), País Vasco (399,7), Cantabria (388,2), La Rioja (351,1), Extremadura (336,3), Asturias (276,6), Aragón (257,6) y Castilla-La Mancha (245,4).

Ya por debajo de la media nacional se sitúan Cataluña (216,4), Ceuta (209,7), Melilla (176,3), Madrid (171), Andalucía (131,9), Comunidad Valenciana (120), Canarias (96,1) y Baleares (72,6), mientras que de Galicia y Murcia no se especifican datos.

En esta semana se ha observado un incremento en las tasas de incidencia de gripe en todos los grupos de edad, siendo significativo en los grupos de 5 a 14 años y el de 15 a 64 años.

Hasta el momento se han notificado 25 brotes de gripe en siete comunidades a los que se han asociado 452 casos notificados, de los que 89 han requerido hospitalización y cuatro han fallecido. Diecinueve brotes han tenido lugar en instituciones geriátricas y seis en instituciones sanitarias, y la mediana de edad fue de 85 años en geriátricos y de 58 años en instituciones sanitarias.

SE DUPLICAN LAS HOSPITALIZACIONES Y LAS MUERTES

Además, desde el inicio de la temporada se han notificado en total 831 casos graves hospitalizados confirmados por gripe, casi el doble de los 429 contabilizados en el informe de la semana pasada, de los que 103 han acabado falleciendo, frente a los 53 de la semana anterior.

Entre los fallecidos el 52 por ciento eran mujeres, el 83 por ciento eran mayores de 65 años, y el 94 por ciento tenía factores de riesgo. De hecho, 32 casos habían ingresado previamente en UCI y entre los 95 casos susceptibles de vacunación antigripal, sólo el 53 por ciento no habían sido vacunados.

Y en cuanto a las hospitalizaciones, el mayor número de casos se registra en el grupo de 64 años (75%) seguido del grupo de 45 a 64 años (17%), y más del 90% de los pacientes con información disponible presentaban factores de riesgo de complicaciones de gripe.

En los adultos los factores de riesgo más prevalentes son la enfermedad cardiovascular crónica (44%), la diabetes (33%) y la enfermedad pulmonar crónica (32%), y en los menores de 15 años la enfermedad cardiovascular crónica (9%) y la enfermedad pulmonar crónica (7%). El 73 por ciento de los pacientes desarrolló neumonía y 202 casos ingresaron en UCI. Y de los 741 pacientes pertenecientes a grupos recomendados de vacunación, el 54 por ciento no habían recibido la vacuna antigripal de esta temporada.

El informe aclara que la información sobre mortalidad es útil para identificar patrones de enfermedad grave pero “no sirve para cuantificar el impacto de la gripe en la mortalidad de la población”, ya que la cuantificación del impacto se realiza con modelos matemáticos que estiman el exceso de mortalidad en periodos de actividad gripal, si bien la disponibilidad de los datos de mortalidad por causas específicas limita las estimaciones a temporadas anteriores.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.