Foto: Reuters

El grupo terrorista Estado Islámico ha reivindicado este lunes el atentado perptrado durante una fiesta de Nochevieja en la discoteca Reina de Estambul, en el que perdieron la vida 39 personas y alrededor de 70 resultaron heridas.

[adrotate banner=”125″]

La organización ha reconocido la autoría del ataque en un comunicado y lo ha enmarcado dentro de su lucha “contra los protectores de la cruz”. “Un heroico soldado del califato atacó una de las discotecas más famosas, donde los cristianos celebraban su fiesta apóstata”, reza la nota.

La madrugada del sábado al domingo, un hombre armado irrumpió en la discoteca Reina y comenzó a disparar de forma indiscriminada. El comunicado de Estado Islámico no revela detalle alguno de esta persona, que se dio a la fuga.

El ministro del Interior, Suleyman Soylu, anunció la puesta en marcha de una operación masiva con la esperanza de lograr “pronto” su captura.

AMENAZA

Turquía participa en una operación contra Estado Islámico en Siria, donde también ha impulsado un alto el fuego entre el Gobierno de Bashar al Assad y los rebeldes. Su implicación en el país vecino le ha puesto en el punto de mira de los terroristas.

A las amenazas que ya arrastraba Turquía por la actividad de milicianos kurdos se han sumado en los últimos dos años los riesgos derivados de Estado Islámico, responsable de varios atentados. En junio de 2016, 45 personas murieron por un triple ataque contra el aeropuerto Ataturk de Estambul.

Hace sólo unos días, un mensaje divulgado en Internet por un grupo afín a Estado Islámico incitó a los ‘lobos solitarios’ a cometer ataques contra celebraciones y lugares de fiesta.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.