La Guardia Urbana de Barcelona ha denunciado penalmente a un ‘youtuber’ con un millón de seguidores por colgar un vídeo en el que se le veía humillando a un ‘sin techo’ ofreciéndole galletas rellenas de pasta de dientes que el hombre comió, según ha informado la policía barcelonesa en un comunicado.

En el vídeo se podía ver al joven, apodado Reset, tratando de manera degradante al hombre al ofrecerle las galletas queriendo usar un tono humorístico, y posteriormente afirmó: “Eso le ayudará a limpiarse los dientes”.

[adrotate banner=”125″]

Difundió el vídeo en su perfil del portal web donde recibe diez millones de visitas al mes, por las que obtiene beneficios económicos.

La Urbana ha abierto diligencias penales por un presunto delito por infringir un trato degradante, menospreciando la dignidad y la integridad moral de una persona en riesgo de exclusión, un delito que se agrava al difundirlo a terceras personas a través de Internet.

Al tener conocimiento del vídeo, agentes de la comisaría de Sants-Montjuïc localizaron al indigente en el barrio de la Marina del Port y le ofrecieron la posibilidad de denunciar los hechos, además de que activaron los servicios del Centro de urgencias y emergencias sociales de Barcelona y el Servicio de Inserción Social.

El hombre explicó que el martes 17 de enero se le acercó un joven que le entregó un billete de 20 euros y le dio unas galletas, sin decirle que llevaban pasta, y a continuación grabó el momento en que se las comía.

Según relató el indigente a la Urbana, posteriormente las galletas ingeridas le provocaron malestar y muchas náuseas.

IDENTIFICADO

En el momento en que estaban hablando con el afectado, el joven, de 19 años, aparecía asegurando que quería pasar la noche con el hombre, volverlo a grabar y pedir disculpas públicamente, para lo que llevaba una mochila con un saco de dormir, mantas y una cámara.

Tras identificarle, la Urbana abrió las diligencias penales contra él, y pondrá los hechos en conocimiento de la autoridad judicial por si pueden ser delito contra la integridad moral y delito de odio.

El 22 de enero, el ‘youtuber’ publicó otro vídeo en el que pedía perdón por su acción tras recibir numerosas críticas, en el que afirma haberlo hecho por ser inmaduro: “Fue mi culpa, lo siento mucho”.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.