La consellera de Servicios Sociales y Cooperación del Govern balear, Fina Santiago, ha pedido hoy a los ciudadanos que, antes de conceder ayudas solidarias, que conozcan “muy cerca” o que se disponga de “referencias” cercadas de las familias o entidades beneficiarias.

“Daría el consejo de que sean personas que se conozcan muy bien o que alguien pueda ofrecer una referencia”, ha considerado la consellera tras el caso de Nadia Nerea, cuyo padre, Fernando Blanco, está en prisión desde el pasado viernes acusado de estafa tras recibir miles de euros en ayudas para tratar la enfermedad de la menor.
[adrotate banner=”125″]
Con ocasión de un acto público, Santiago ha advertido también de que para conceder ayudas “no se funcione tanto” por lo que se publica en las redes sociales, que en ocasiones puede llevar al “engaño”.

La titular balear de Asuntos Sociales ha insistido en que los donantes deben exigir ciertas “garantías” de que sus ayudas serán destinadas a los fines previstos.

Por orden judicial, la pequeña llegó anoche a Mallorca, donde vivirá con sus tíos en la localidad de Santa María, donde la madre podrá visitarla los fines de semana, aunque sin pasar las noches con la pequeña.

Santiago ha calificado de “lamentable” la actuación de los padres al emplear la solidaridad para beneficio personal y, sobre todo, por el mal que hace a otras familias con niños enfermos necesitadas de recursos, porque este caso sembrará la duda en posibles donantes.

La consellera ha calificado de “correcta” la actuación de la Generalitat de Catalunya respecto a la niña y la retirada de la custodia a sus progenitores, que durante unos años residieron en Mallorca, donde vive parte de la familia.

Santiago ha dicho también que si se trata de una entidad u organización es fácil controlar las ayudas que se reciben, pero no así con padres, familias o particulares.

A día de hoy, ha reconocido, no hay modo de controlar las ayudas que pueda percibir cualquier familiar para atender la enfermedad o necesidad de algún hijo.

“Todos los que somos padres sabemos que, ante la enfermedad de un hijo, hacemos lo que haga falta”, ha dicho Santiago, que ha puntualizado que el problema es el uso fraudulento del dinero que recibían los padres de Nadia tras una “ola de solidaridad y apoyo.

“Desgraciadamente”, ha continuado, se trata de un fraude que han cometido dos personas, al igual que hay ONGs que también emplean mal los fondos que reciben, aunque “el 99,9 % funcionan bien”, ha querido dejar claro.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.