La plataforma Terraferida ha asegurado hoy en un comunicado que el centro comercial FAN-Mallorca se edificó sin pasar una evaluación de impacto ambiental que considera preceptiva por ley y ha solicitado al Govern que investigue por qué fue así y quienes son los responsables.

[adrotate banner=”125″]

La entidad ha realizado dicha denuncia tras haber recibido información sobre los trámites para esta superficie comercial que había solicitado formalmente ante la Conselleria de Medio Ambiente, Agricultura y Pesca el pasado octubre.

Según Terraferida, cualquier proyecto que genere incrementos significativos con efectos sobre el medio ambiente por emisiones a la atmósfera, generación de residuos y utilización de recursos naturales, debe pasar el trámite legal de dicha evaluación.

El colectivo considera que, en el caso del centro comercial palmesano, esa evaluación hubiera incluido la gestión de residuos así como también un estudio de movilidad que “habría podido prever el caos circulatorio que generaría la apertura del centro y haber propuesto medidas para evitarlo”.

Cuando el centro se tramitó, era de aplicación la Ley 11/2006 de 14 de septiembre de Evaluaciones de Impacto Ambiental y Evaluaciones Ambientales Estratégicas en Baleares, por lo que era preceptiva una evaluación ambiental simplificada, señala Terraferida en la nota.

Aunque el Ayuntamiento de Palma considerase la obra una ampliación del centro comercial preexistente, según Terraferida la evaluación de impacto ambiental simplificada era obligatoria.

Terraferida asegura que “la connivencia de los políticos que perdonaron la evaluación de impacto ambiental en el FAN-Mallorca, es escandalosa” y considera que ha supuesto “un precio muy alto para la ciudadanía con atascos, mala gestión de los residuos y gastos públicos elevados”.

La entidad ha recordado que el pasado septiembre presentó dos denuncias ante la Conselleria de Medio Ambiente y el Ayuntamiento de Palma por la destrucción de 7 hectáreas del Área Natural de Especial Interés del Barranc de Son Gual-Xorrigo, conocido como Son Olivaret, por un vertido de residuos cuyo origen atribuye a las obras del centro comercial. La empresa negó tener relación con dicho vertido.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.