Un agujero de casi centímetro y medio en el pie. Enfrentarse a un año de analíticas para obtener resultados definitivos. La angustia de haber contraído alguna enfermedad de transmisión sexual y no saberlo. Eso es lo que tendrá que vivir la joven que nos cuenta su infierno particular en Cronica Balear tras pincharse, el pasado martes por la tarde, con una jeringuilla enterrada en la arena de Playa de Palma; a la altura del establecimiento Nassau Beach, en la zona de Can Pere Antoni. 

¿Cómo te encuentras tras la ocurrido? 

Indignada. Con mucho miedo. Mal. Enfadada con la Administración y el Ayuntamiento por no poner las medidas higiénicas necesarias en una playa pública. Todavía no me puedo creer que me haya pinchado con la jeringuilla de un toxicómano.

¿Cómo sucedió? 

Juego a voley playa en esa zona, entreno cuatro días por semana y el martes acudí a mi cita como cada tarde. Nada más llegar, comencé el calentamiento. No había dado ni dos vueltas a la pista cuando noté un fuerte pinchazo en el pie, me había clavado algo. Cuando miré, vi que tenía totalmente clavada la jeringuilla en la planta.

¿Qué tipo de jeringuilla era? 

La típica de un médico, aunque no estaba completa. Y creo que eso es bueno. Los médicos me han dicho que cuando está completa hay más posibilidad de contagio porque pueden quedar restos de fluidos. Cuando la vi, entré en pánico. Se me pasó por la cabeza de todo, sentí miedo puro.

¿Qué te han dicho los médicos? 

En primer lugar fui al PAC más cercano, me llevé la jeringuilla de muestra. La enfermera me dijo que al estar oxidada había menos posibilidades de contraer alguna enfermedad pero que tenían que proceder a activar el protocolo de prevención. La doctora me derivó a Son Llatzer para que me pudieran realizar una analítica completa. Esa fue otra. Pasé desde las 18 de la tarde a las 23 de la noche en el hospital para que me pusieran la antitetánica y me hicieran el análisis pertinente de sangre.

¿Tienes miedo de haber contraído alguna enfermedad? 

Mucho. Muchísimo. Y espero que no sea así. Pero estoy enfadada e indignada. No hace falta que alguien se contagie de VIH o de alguna otra enfermedad grave para que el Ayuntamiento se de cuenta de que esa playa es un peligro. Me da mucha rabia. En esa playa paseamos, hacemos deporte, y como yo, muchísima gente. Está muy sucia. Siempre había escuchado la leyenda urbana de las jeringuillas enterradas en la arena y no me la creí hasta que me he clavado una yo misma. Es una de las playas principales de la ciudad y es un peligro. Está totalmente abandonada.

¿Vas a tomar alguna medida contra la Administración? 

Si me contagio de algo, por supuesto que sí. Aunque como te decía antes, no hace falta que ocurra algo grave para que se den cuenta de lo que está pasando. A esa playa van niños de excursión, familias, jóvenes deportistas; podría haber jeringuillas por toda la playa. Ahora me siento frustrada, ya no puedo ir a entrenar sin pensar que puede haber otra aguja oculta. Me siento insegura y tengo claro que la responsabilidad recaerá sobre el Ayuntamiento si sufro un contagio.

¿Cuando sabrás los resultados? 

Eso es lo peor. Tengo que pasar un año entero angustiada hasta descartar totalmente el contagio. Es muy duro. Puedo intentar pensar que habrá un 99% de posibilidades de que no sea nada…pero…¿Y si soy el 1%? ¿Y si me ha tocado a mí? La semana que viene voy a buscar mis primeros resultados pero no son del todo válidos debido al período de ventana. En un mes debo repetir la antitetánica. Debo tomar precauciones con mi pareja hasta saber el primer resultado dentro de tres meses. Si hay algo positivo comenzaré un tratamiento, si no, debo repetir las pruebas cada tres meses durante todo un año.

¿Qué le dirías a los responsables del estado de la playa? 

Que están jugando con la vida de las personas. Ya me parece indignante sólo el hecho de haber podido clavarme la jeringuilla de un toxicómano en una playa pública. El día anterior llevé a mi sobrina pequeña al mismo lugar donde me la clavé. La llevé a practicar deporte conmigo y doy a gracias a dios de ser yo quien se clavó la jeringuilla y no ella. Espero que tomen las medidas necesarias desde el Ayuntamiento y que no esperen a que ocurra una desgracia.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.