El Tribunal Superior de Justicia de Baleares ha condenado al IB-Salut a indemnizar con 81.157 euros a una paciente por daños causados por mala praxis en una intervención quirúrgica en el Hospital Mateu Orfila de Mahón y su tratamiento posterior, ha informado la Asociación El defensor del paciente.
[adrotate banner=»102"]
La Sala de lo Contencioso Administrativo del TSJIB ha estimado parcialmente el recurso planteado por el Ib-Salut contra una sentencia anterior del Juzgado Contencioso Administrativo número 1 de Palma, pero únicamente ha rebajado la cuantía de la indemnización por daños y perjuicios de 130.000 euros a los 81.157, según la sentencia facilitada por la Asociación El Defensor del Paciente, cuyo equipo jurídico ha llevado el caso.

La mujer fue sometida a una histerectomía en septiembre de 2007 y quince días después de la intervención quirúrgica se descubrieron heces en la vagina de la paciente que revelaban la existencia de una fístula rectovaginal.

El tribunal considera que en el caso de esta mujer existe mala praxis y responsabilidad patrimonial por parte del Ib-Salut porque sufrió «un daño que la paciente no tiene la obligación de soportar».

La sala concluye que la mujer sufrió una fístula rectovaginal como consecuencia de la operación, durante la cual se suturaron la vagina y el recto por error. «Esa sutura fue incorrecta y hubo error en la técnica quirúrgica», afirma la sentencia basándose en un informe pericial.

El tribunal también destaca que el tratamiento postoperatorio «no fue todo lo correcto que hubiera debido ser» y considera que «no es aceptable» que no se hiciera un cultivo para conocer el germen que afectaba a la paciente porque el personal de enfermería «fuera incapaz» de extraerle sangre.

La omisión comportó que la infección avanzara. «Es difícil aceptar que no se diagnosticara con más prontitud el porqué de ese absceso y se tuvo que esperar hasta el día 12 de octubre, con los síntomas incontestables que presentó la paciente, a diagnosticar esa fístula», afirma la sentencia.

Además las pruebas diagnósticas «fueron interpretadas contradictoriamente y con escaso éxito».

1 Comentario

  1. Curioso que siempre el médico eche la culpa a Enfermería cuando pasa algo, en este caso por no poder extraerle sangre que imagino fue por la dificultad en localizar las venas. El medico (que no doctor) tiene a su alcance otras formas de que pueda haber una extracción sanguínea. Si es necesario, hasta se le puede solicitar a un anestesista que realice dicha acción. Pero también hay ecógrafos que si los pusieran a disposición del personal enfermero podrían localizar esas venas tan difíciles.
    Llama la atención que salgan a la luz únicamente lo que ocurre en los hospitales públicos pero nunca pasa nada en los privados, o será que hay algún interés de por medio como la publicidad que se publica y que quien lo haga no obtiene ese beneficio?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.