Imagen de archivo de las protestas contra la Lomce

El ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo, intentará esta tarde cerrar un acuerdo con las comunidades autónomas por el que las nuevas evaluaciones finales de Secundaria y Bachillerato previstas en la Lomce no tengan efectos académicos, es decir, no sea necesario aprobarlas para conseguir un título.

Méndez de Vigo preside su tercera Conferencia Sectorial como ministro de Educación y, según ha declarado recientemente, confía en que las autonomías acepten sus propuestas.

[adrotate banner=»125"]

El Ministerio ha propuesto también que la evaluación final de ESO será muestral, es decir no tendrán que hacerla todos los alumnos y las comunidades elegirán los centros donde se realiza, mientras que la de Bachillerato, que servirá solo para acceder a la Universidad, será solo sobre asignaturas troncales y de opción de segundo curso.

El pasado 4 de noviembre, en su primera rueda de prensa como portavoz del nuevo Ejecutivo, Méndez de Vigo ya anunció que este mes convocaría a las comunidades para tratar estas pruebas, conocidas como reválidas, y dar «tranquilidad» a los estudiantes que este curso deben realizarlas, particularmente los de Bachillerato.

Explicó además que la nueva prueba final de Bachillerato va a ser «similar» a la Prueba de Acceso Universitario (PAU) o Selectividad.

Por su parte, las ocho comunidades con gobierno socialista -Asturias, Aragón, Andalucía, Baleares, Castilla La-Mancha, Cantabria, Comunidad Valenciana y Extremadura- trasladaron a Educación hace unas semanas una propuesta para paralizar las reválidas previstas en la Lomce y prorrogar un año más la Selectividad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.