La Guardia Civil da por concluida la investigación sobre la aparición del cadáver, quemado y atado por una cadena, que encontraron dos chicas el pasado sábado por la tarde. Al parecer, se descarta cualquier tipo de mano criminal y según apunta la investigación policial, se cataloga como una muerte voluntaria.

Los hechos tuvieron lugar en la zona boscosa de Cala Figuera, donde apareció el cuerpo del hombre en circunstancias muy extrañas; calcinado y con las manos atadas por una cadena. Según fuentes cercanas a lo ocurrido, el hombre había desaparecido el viernes en la zona de El Toro, en Calvià. Al parecer, salió a dar una vuelta con una mochila y no volvió a su domicilio.

[adrotate banner=”102″]

El sábado por la mañana se inició el dispositivo de búsqueda con la intervención de Policía Local de Calvià, Guardia Civil y Protección Civil del municipio. También acudieron Bomberos de Mallorca y sus unidades caninas, del parque de Santa Ponsa. Al parecer, el cadáver encontrado por las dos chicas en el bosque de Cala Figuera, cerca del cuartel militar; pertenecía al hombre desaparecido. Las chicas vieron primero su mochila y al resultarles extraño comenzaron a mirar por la zona.

En dicha área boscosa, hay varios edificios en ruinas y bunkers; y en uno de ellos, las dos chicas, de unos veinte años de edad; descubrieron el cadáver. Los equipos de emergencia acudieron rápidamente ya que se encontraban por la zona a causa de la búsqueda. El cuerpo se retiró sobre las diez de la noche del sábado y acudieron tanto el juez como el médico forense. Tras la minuciosa investigación, y a pesar de las extrañas circunstancias en las que apareció, se ha determinado muerte voluntaria.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.