Los medios de comunicación no medimos lo suficiente en el caso de la niña agredida por compañeros de colegio mientras jugaban un partido de fútbol en el patio.

El Fiscal Superior de Baleares, Bartomeu Barceló, criticó la actitud de la prensa en el tratamiento de la paliza que recibió la niña de ocho años. Lo hizo argumentando que los medios habíamos tomado parte en un asunto contando solamente una versión de los hechos.

Y tenía razón. Porque los medios contamos lo que pudimos y contrastamos lo que nos dejaron en un caso en el que, excepto la familia de la niña agredida, nadie quería hablar.

[adrotate banner=”102″]

En el caso de Crónica Balear, que contó en primicia la agresión a la menor, esperamos más de un día para publicar la noticia. No lo hicimos hasta que tuvimos acceso a la denuncia que puso la familia ante la Policía Nacional y al parte médico emitido por el hospital de Son Espases después de pasar una noche en observación.

La noticia corrió por los medios de comunicación locales y nacionales. Pronto se empezó a hablar de un nuevo caso de acoso escolar. Sin embargo la Policía negó este extremo. El informe de Inspección Educativa determinó que era un hecho aislado. El responsable político del ramo, el conseller de Educación, Martí March, corroboró la versión en el Parlament: la agresión a la niña de 8 años no fue acoso escolar.

El silencio político y administrativo de más de doce días pretendía rebajar la tensión generada y desviar la atención de un tema en el que a nadie interesó mojarse. La gestión de una respuesta política contundente habría bastado hasta esperar los informes. A ninguno le interesó asumir una responsabilidad que empaña la imagen del que da la cara.

La versión de la niña fue la ausencia de profesores en el patio en el momento de la agresión. Pero el informe de Educación reflejó que había profesorado en el patio del colegio a la hora del recreo.

Afortunadamente las lesiones físicas que sufrió la niña fueron menos graves de lo que en un inicio se pensaba. Los niños que pegaron a la pequeña fueron castigados con una expulsión temporal del colegio de entre 3 y 5 días.

La familia sigue buscando justicia. La menor no quiere regresar al colegio porque le da miedo ver a sus agresores, también menores de edad. Y porque consideran que el castigo se lo han aplicado a la niña por tener que volver al centro en el que fue agredida por un grupo de alumnos.

Hace unas horas conocíamos que el polémico y mediático abogado Marcos García Montes se ha hecho cargo del caso. El letrado ya ha anunciado que denunciará ante la Fiscalía de Menores un delito de homicidio en grado de tentativa.

La familia asegura que recibieron una llamada de El Programa de AR, de Telecinco, para ofrecerles la defensa del caso de forma gratuita. La madre de la menor aceptó.

Marcos García Montes ha convocado a los medios de comunicación este sábado. Con la rueda de prensa el abogado se asegura varias de las portadas de los periódicos del domingo.

El lunes, más.

 

 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.