Era el punto de máxima confusión respecto al trágico accidente sucedido ayer en la Carretera Vieja de Sineu. Tras el atropello, varios testigos señalaban a una de las mujeres como conductora del coche; pero la información que ellas mismas dieron a la policía fue otra. La Guardia Civil detuvo ayer noche, en primer lugar, a una de las mujeres, rubia y vestida de blanco, tras escuchar como ella misma se auto-inculpaba del atropello; pero el testimonio de los testigos apuntaba a la otra y las versiones de las dos mujeres se contradecían por lo que los agentes decidieron detenerlas a las dos.

[adrotate banner=”95″]

Según fuentes cercanas a lo ocurrido, una de ellas intentó auto-inculparse para así proteger a su pareja, la otra mujer que iba en el coche. Las fuerzas de seguridad ya avisaron a la detenida en primer lugar de sus derechos y también de las consecuencias de un delito tan grave, a lo que la mujer respondió que asumía toda la responsabilidad. Las dos mostraban evidentes signos de embriaguez y tras realizar la prueba de alcoholemia se desveló que cuadruplicaban la tasa permitida. La amiga de la detenida, se mostró muy agresiva tanto con los agentes como con los testigos y se vivieron momentos de máxima tensión.

Al parecer, esta mañana, en el juzgado de guardia; la otra mujer, morena de pelo rizado, es quien ha confesado ser la conductora del vehículo que atropelló al padre y al hijo en el arcén de la carretera. Es la misma a la que los testigos señalaron en un principio aunque su acompañante intentó interceder por ella y ponerse en su lugar. El juez ha enviado a la confesa a prisión acusada de homicidio imprudente y conducción bajo los efectos del alcohol.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.