8 septiembre 2016

Las reservas hídricas de Baleares caen un 3 % en agosto y se sitúan en el 41%

por
Las reservas hídricas de Baleares caen un 3 % en agosto y se sitúan en el 41%
Foto: EFE/Cati Cladera

Las reservas hídricas de Baleares se situaron en agosto en el 41 %, lo que supone un 3 % menos que en julio, mientras los municipios de las islas en situación de alerta de sequía han pasado del 15 al 40 % en un mes.

El conseller de Medio Ambiente, Agricultura y Pesca, Vicenç Vidal, y la directora general de Recursos Hídricos, Joana Garau, han informado hoy en rueda de prensa sobre el índice de sequía y el estado de las reservas hídricas de agosto en las Islas Baleares.

A pesar de la situación, Vidal y Garau han señalado que no se prevén cortes ni restricciones de agua de forma directa, ni se esperan problemas de aprovisionamiento ni abastecimiento en los municipios, a los que se recomendará un incremento de tarifas para premiar el buen uso del agua y castigar a los derrochadores.

Según ha explicado, se ha demostrado que el aumento de las tarifas es “una buena herramienta de gestión” frente a un consumo excesivo de este recurso limitado.

De los 67 municipios de las islas, 27 entraron en agosto en situación de alerta frente a los 10 de julio, la mayor parte en la zona del Pla de Mallorca, mientras ha entrado en este estado la unidad de Palma (12 municipios) y otros del norte de la isla; Menorca ha pasado a prealerta, estado que se mantiene en Ibiza.

Los municipios de la Tramuntana no han salido de la situación de prealerta desde el pasado verano y “técnicamente” se encuentra ahora en alerta con la necesidad de utilizar agua de camiones debido a la carencia de infraestructuras necesarias para el suficiente abastecimiento, ha explicado la directora.

Según los datos históricos de las reservas hídricas por islas, las de Mallorca en agosto, con un 41 %, se sitúan en su peor dato de los últimos diez años, al igual que Ibiza, con un 32 %, y se colocan en cifras similares a las registradas a finales de los años 90, ha indicado Garau.

El incremento de la situación de sequía se debe a “la falta de lluvias y por el incremento del consumo debido a la buena temporada turística”, ha señalado el conseller, mientras Garau ha adelantado que las previsiones indican un otoño y un invierno también secos.

En concreto las precipitaciones en el conjunto de Baleares presentan una anomalía del 26 % respecto a hace un año; solo en Mallorca ha llovido un 27 % menos, en Menorca han caído un 20 % y en Ibiza, un 18 %.

Ante la situación de “vulnerabilidad” de los acuíferos de las islas, la Conselleria ha puesto en marcha un plan estratégico para afrontar la sequía y que prevé el peor de los escenarios.

En primer lugar, el plan de sequía, que incluye la publicación de los datos, el plan hidrológico, cuya revisión ha comenzado, y se ha incrementado la disponibilidad de recursos no convencionales.

Entre ellos están la puesta al día de infraestructuras para la reutilización de aguas depuradas para riesgo (Ciutadella) con conexiones de las IDAMs de Alcúdia y Andratx a la red, la adecuación de la de Palma; y mejoras en las redes de distribución (anillo de Ibiza) y la mejora en el sistema de Mallorca para la distribución en dos sentidos.

También está la gestión de recursos convencionales, como la explotación de Estremera, sa Costera, y el acuífero de Llubí, mejoras en las conducciones de sa Costera, ya realizadas; el asesoramiento técnico a los ayuntamientos, que a su vez mejorarán las redes.

En cuanto a la demanda, el plan de la Consellleria de Medio Ambiente contempla campañas de sensibilización por parte del Govern, consells insulars y en 27 ayuntamientos, a los que también se dota de herramientas para incentivar el ahorro del agua, la reducción de fugas en las redes, y planes de emergencia de sequía para poblaciones superiores a 20.000 habitantes (Palma, Calvià, Manacor y Mahón).

Además, se les recomienda la revisión de las tarifas de agua desalada para diferenciar las de verano e invierno.

En cuanto al decreto de sequía de Ibiza, se mantienen medidas temporales como la prohibición de nuevas extracciones en general, el uso de agua desalada para distribución en camiones entre octubre y mayor, y auditorías.

Entre las medidas con resultado inmediato para implementar están la revisión de las tarifas de agua para recuperar coste y “castigar el uso excesivo”, la conexión de la IDAMs de Santa Eulàlia y mejoras en las redes entre otras.

También te puede interesar

One Response

Envia tu opinión

Tu email no sera publicado.