Emaya ha informado hoy de que “estudia cómo subir más las tarifas para los consumos excesivos de agua”, una vez que ya aplica precios progresivos, después de que el Govern haya pedido a los ayuntamientos este incremento para promover el ahorro de este recurso ante la sequía que viven las islas.

Emaya señala que el consistorio ha comenzado a aplicar las medidas previstas por el plan de sequía para la situación de alerta, estado en el que ha entrado Palma en agosto junto a otros 26 municipios de Baleares, según anunció ayer la Conselleria de Medio Ambiente, Agricultura y Pesca.
[adrotate banner=”11″]

Según detalla en un comunicado la empresa municipal, entre las medidas a aplicar se encuentra el cierre de las duchas de la playa a partir del lunes 12 de septiembre, el incremento del uso del agua regenerada para limpieza y riegos y la intensificación de las campañas de concienciación.

“Desde hace meses un grupo de trabajo del Ayuntamiento de Palma y Emaya estudia la modificación de las tarifas para 2017”, en vista de que ya aplica “unas tarifas progresivas que gravan los consumos más elevados”, añade la Empresa Municipal de Aguas de Alcantarillado.

Para ello en las próximas semanas el Comité de Sequía del Ayuntamiento de Palma volverá a reunirse para estudiar las medidas aplicadas y trabajar conjuntamente de forma coordinada desde las diversas áreas municipales implicadas en la gestión y el consumo del agua.

Muchas de las medidas ya se han empezado a aplicar este verano, dado que Palma se encontraba ya en situación de prealerta, lo que obligó a establecer un plan de sequía, incide la entidad municipal.

Por ello, “otras medidas más restrictivas se empezarán a aplicar de forma inmediata”, a la vez que se trabaja “para hacer posible otras actuaciones que requieren obras, inversiones o intervención de otras instituciones”.

Las campañas de concienciación del uso de agua se intensificarán y tendrá continuidad también a los centros educativos; se reanudarán los contactos con los grandes consumidores (IME, AENA, Autoridad Portuaria, Centro Penitenciario, IBSalut, IMAS e instalaciones militares) para promover la aplicación de medidas de ahorro.

Emaya ya utiliza mayoritariamente agua regenerada para la limpieza urbana y para llegar al 100 % prevé, entre otras acciones, un proyecto de dotación de agua regenerada a las lavadoras de vehículos de Son Pacs y Son Reus, operativo en los próximos meses.

Se ha restablecido la línea de agua regenerada de Bellver, que estaba en desuso, y desde este verano los parques y jardines públicos se riegan en horario nocturno, de 20.00 a 8.00 horas.

Las duchas de las playa se cerrarán a partir del lunes, y se prevé la reparación de fugas y mejoras de la red y obras, que ya se realizan, para renovar las conducciones en las zonas que más lo requieren.

La principal fuente de suministro de Palma es el agua desalada, que supone un 36 %, y que para este año tiene un coste de 8,6 millones de euros.

Y para asumir el coste de la compra del agua desalada la Conselleria de Medio Ambiente ha propuesto a los ayuntamientos el incremento de las tarifas.

Los embalses, que se encuentran al 32 % de su capacidad, han proporcionado durante el verano sólo un 15 % y en unos días se detendrá la extracción de agua de Cúber y el Gorg Blau.

Por primera vez en años las fuentes están secas por falta de lluvias. El resto de agua la proporcionan los pozos, que en el caso del agua salobre es tratada previamente a la potabilizadora de Son Tugores.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.