Mantenimiento insuficiente, escasez de personal, falta de vehículos; son varios los motivos por los cuales la sección sindical CGT (la Confederación General de Trabajadores) de la empresa UTE-PMR/PMI; empresa encargada de la gestión de pasajeros con movilidad reducida, denuncia la situación de inseguridad que se vive en el aeropuerto Son Sant Joan de Palma. Una muestra de ello es el accidente que se produjo el pasado fin de semana cuando un vehículo de transporte de personas de movilidad reducida impactó contra las propias instalaciones del aeropuerto. Afortunadamente, se saldó con algunos heridos leves, pero un accidente en una zona tan delicada podría acarrear repercusiones mucho mayores.

[adrotate banner=”95″]

Por ello, la sección sindical pretende denunciar esta situación que según ellos, llevan viviendo varios años en el aeropuerto; conflictos entre Aena y las empresas subrogadas. Según un comunicado enviado a los medios existen “graves problemas de seguridad y falta de rigor en materia de prevención, ya que un día tras otro están poniendo en peligro a pasajeros y trabajadores” explican. Añaden además que varios camiones de gran tonelaje destinados al transporte de personas con movilidad reducida circulan libremente con reparaciones que no han sido homologadas; un ejemplo de ello es que, en teoría, ningún camión con la caja elevada podría ponerse en marcha; ya que un sensor prevendría al conductor.

Respecto al tema del personal, el comunicado explica como “a estos problemas también hay que añadir  la escasez de personal y de vehículos para atender todos los servicios que solicitan las compañías aéreas y que cada año va in crescendo y acaban o suponen para los conductores un plus de “presión”  que tienen que correr de un avión para otro y que conlleva a veces errores involuntarios fruto de esta presión.  Los trabajadores se ven prácticamente “obligados” a conducir vehículos en estas condiciones  y en la mayoría de casos no tienen permitido recoger los daños o desperfectos porque te trasladan de conductor a empujar sillas o si se recogen quedan archivados sin subsanarse dichos desperfectos porque el único afán es ahorrar en costes cueste lo que cueste”.

Defienden los trabajadores que Aena es consciente de estas peticiones y que siempre ha sido informada a través de cartas y correos pero que no se ha tomado medida alguna para frenar este tipo de incidentes; “de hecho, ayuda a encubrir a las empresas los incidentes que se producen sin que tome medidas en el asunto, sancionándolas”, alegan en el comunicado. Defienden que incluso se incumplen a propósito las mismas reglas marcadas por Aena y que el único trámite que deben pasar los vehículos que circulan para regularizar su situación es una inspección que se denomina I.T.A y que se realiza dentro del aeropuerto por ingenieros autorizados también por Aena.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.