Violento altercado entre policías y vendedores ambulantes vuelve a sembrar el miedo en el Arenal

El enfrentamiento ha dejado a varios agentes heridos y han sido detenidas tres personas por atentado y alteración del orden público

Máxima tensión de nuevo ayer noche en el Arenal. Momentos críticos para turistas y residentes al presenciar un multitudinario enfrentamiento entre agentes de la Policía y decenas de vendedores ambulantes. El estallido se produjo poco antes de las once de la noche; cuando un policía local seguía a un chico africano que se había dado a la fuga a causa de un incidente ocurrido en uno de los establecimientos de la zona. Según apunta un testigo que se ha puesto en contacto con Cronica Balear; en el momento en el que el agente le alcanzó, tropezaron y ambos cayeron al suelo. Al parecer, el joven vendedor ambulante se hizo daño aunque según algunos testigos oculares no se produjo ningún tipo de violencia por parte del policía.

El incidente provocó que decenas de africanos comenzaran a aglutinarse en la zona para defender a su compatriota. La Policía intentó calmar los ánimos pero los nervios iban aumentando en intensidad; y también en el número de personas implicadas. Al cabo de pocos minutos, unos treinta agentes tenían delante a unos 150 africanos con la tensión a flor de piel. “Sabemos lo que ocurre en esos momentos, todos comenzamos a recoger el mobiliario de las terrazas de nuestros locales porque sabemos que en cuestión de segundos comienzan a volar los taburetes, las sillas y las mesas; no es la primera vez que ocurre” nos cuenta preocupado un testigo de lo ocurrido.

La tensión iba en aumento y comenzaron las provocaciones. Según presenciaron algunos testigos; los vendedores ambulantes gritaban e insultaban a los agentes e incluso llegaron a tirarles colillas de cigarrillos a la cara. Los vecinos contemplaban la escena aterrorizados esperando el momento en el que comenzara el descontrol; gente acorralada en los locales sin poder salir, familias y niños en la zona intentaban resguardarse del altercado.

El control de la situación era sumamente delicado y en cuanto llegó el refuerzo tanto de agentes de la Policía Local de Palma como de la Policía Nacional, la UIP y la UPR; equipados con material antidisturbios; se procedió a realizar el perímetro de la zona y dejarla acotada. Las fuerzas de seguridad organizaron dos cercos policiales; uno en primera línea que bloqueaba la entrada de más vendedores ambulantes y otro en la calle donde se había producido el incidente. Pero era imposible detener aunque fuera un mínimo estallido. En un momento dado, uno de los jóvenes llegó a las manos con la policía, le tiró dos taburetes a un agente y le provocó diversas heridas; incluso los servicios de emergencia tuvieron que suturarle una ceja.

Varios agentes consiguieron reducir al agresor y calmarlo hasta que fue detenido. La situación consiguió disolverse sin más incidentes gracias al refuerzo policial y a la presencia de algunos hombres, más mayores que la mayoría de vendedores ambulantes, que al parecer formaban parte de la jerarquía de los africanos que viven en la zona. Ellos trataron de poner paz entre sus compatriotas y la policía para conseguir evitar un desastre mayor.

Una hora y media después, se disolvió a la multitud y se pudo devolver el control de la zona a los agentes de seguridad que decidieron reabrir el perímetro sobre las 00:40; aunque la presencia policial se prolongó toda la noche para evitar nuevos incidentes. Vecinos y empresarios de la zona han vuelto a ponerse en contacto con Cronica Balear para volver a mostrar su “angustia, impotencia y frustración” por el día a día que se vive en Playa de Palma. Exigen a la administración que actúe con contundencia y resuelva definitivamente los problemas reales de la zona.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here