23 agosto 2016

El Govern recupera el seguimiento de reservas marinas, inexistente desde 2011

por
El Govern recupera el seguimiento de reservas marinas, inexistente desde 2011

La Conselleria de Medio Ambiente, Agricultura y Pesca destinará 577.400 euros a censar las especies vulnerables de peces de las siete reservas marinas de las islas, un seguimiento que no se realizaba desde 2011 y que permitirá recabar datos para mejorar la gestión de estos espacios protegidos.

“Creo que las reservas han funcionado muy bien aunque ha habido una merma de la vigilancia de cerca del 50 % del personal, pero creemos que ahora con este seguimiento nos dará como resultado que han funcionado bien, que es un instrumento válido que se debe poner en valor y que la ciudadanía debe conocer”, ha asegurado hoy Vidal durante una visita a la reserva de Malgrats, en Calvià, una de las que se estudiarán.

Vidal ha recordado el proyecto de crear una nueva reserva marina en el islote de Dragonera y ha señalado que “si hay un aumento de zonas protegidas, evidentemente también debe ir acompañado de medios humanos”, algo para lo que cuenta con los fondos europeos de Pesca.

“Esperamos incrementar el personal, este año con un vigilante que es una cosa modesta, pero en la legislatura esperamos recuperar todas las personas que vigilaban estas reservas”, se ha comprometido el conseller.

Ha admitido que los medios de vigilancia son insuficientes porque se redujeron de 11 personas a las 6 actuales, y ha indicado que el Govern ha optado por colaborar con otras administraciones para mejorar la situación, como demuestra el acuerdo de la semana pasada con el Consell de Formentera, que se une a la colaboración con el Gobierno estatal en la reserva de Llevant de Mallorca y a otro que se espera añadir próximamente con el Consell de Ibiza.

Vidal ha recordado que el objetivo de las reservas marinas es “la reproducción de los peces, la conservación y servir, como su propio nombre indica, de un ‘efecto reserva’. Proteger estas zonas, que en las Islas Baleares suman unas 61.000 hectáreas, permite que los peces se reproduzcan e incrementar los stocks fuera de las mismas”, ha explicado.

Según el conseller, con el seguimiento medioambiental -“que nunca debería haber dejado de hacerse”-, se analizarán las zonas de reserva integral donde está prohibida la pesca (4.142 hectáreas) y se compararán con lugares donde hay pesca recreativa y submarina y también con aquellas donde se produce todo tipo de pesca. “Estas comparaciones nos permiten saber qué densidad de peces hay, de qué especies y en qué estado se encuentran”.

Ha precisado que “cuanto más protegida está una zona, más diversidad de especies hay y con ejemplares de mayor tamaño”, lo que indica que “las prácticas funcionan y con estos indicadores se podrá demostrar que las reservas son un elemento muy útil y necesario”.

Se analizarán especies emblemáticas como lubina, dentón, morruda, dorada, corvina, zorzal, mero, morena, congrio, mollera, serviola y cabracho, cuya presencia “indica una calidad y que existen también otro tipo de especies”.

El seguimiento lo realizara la empresa pública Tragsatec con censos visuales en inmersión. Comenzará estudiando este año el estado de las reservas marinas de Es Freus (de Ibiza y Formentera), el Toro, Malgrats, Dragonera y Llevant (en Mallorca), que se repetirán en 2018 y 2020; y en 2017 y 2019 se centrará en Palma, Nord de Menorca, y es Migjorn.

El director general de Pesca y Medio Marino, Joan Mercant, ha añadido que otro de los efectos beneficiosos de estas reservas ha sido el incremento del buceo. Ha puesto como ejemplo que solo en El Toro y Malgrats se ha pasado de unas 1.500 inmersiones realizadas en 2005 a cerca de 20.000 anuales ahora (de las cerca de 25.000 en todo Baleares), lo que constituye “un valor turístico muy importante”.

Mercant ha explicado que el buceo en El Toro y Malgrats está regulado mediante reserva previa y preparado con boyas.

También te puede interesar

Envia tu opinión

Tu email no sera publicado.