El Gremio de Ferreteros ha augurado hoy el cierre de pequeñas ferreterías y la destrucción de puestos de trabajo debido a la apertura de una nueva gran superficie comercial en Palma especializada en ferretería y construcción.

En un comunicado, este gremio adherido a Pimeco asegura que la puesta en marcha de esta nueva franquicia conllevará la clausura de pequeñas ferreterías de barrio y pueblos.

El presidente del gremio, Miguel Janer, ha recordado que las dos últimas grandes superficies abiertas representan más metros cuadrados comerciales que lo que suman todas las pequeñas ferreterías de Mallorca y que, en estos momentos, hay “una situación de sobreoferta en la isla”.

Janer ha anticipado una “nueva bajada” de ventas para los pequeños establecimientos de proximidad, que dan un servicio más personalizado y de más calidad a los clientes.

“En estos momentos -ha declarado- muchas ferreterías estamos al límite y bajar ventas puede suponer tener que rebajar personal; de hecho, cada puesto de trabajo que se crea en una gran superficie supone la destrucción de 1,7 puestos de trabajo en el pequeño comercio”.

Janer ha recordado que buena parte de las ferreterías de Mallorca son pequeños negocios familiares y, con esta tendencia de crear grandes superficies, poco más del 20 % de los mismos pasarán a la siguiente generación, mientras que el resto desaparecerá.

Desde el gremio de Ferreteros se reclama que “se tomen medidas a nivel estatal” para evitar una liberalización total del sector comercial.

La proliferación de grandes superficies “sacará a la gente fuera de los núcleos urbanos a la hora de comprar y se vaciarán las calles de las ciudades y los pueblos, poniéndose fin y a la vertebrabilidad social y económica de estas zonas”, ha añadido Janer.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.