30 Mayo 2016

Experto aboga por mejorar la prevención de la legionelosis en España

por
Experto aboga por mejorar la prevención de la legionelosis en España
FOTO: EFE/Cati Cladera

Sebastián Crespí, un médico mallorquín con más de 30 años de experiencia en el estudio de la legionelosis, asegura que “los sistemas preventivos son mejorables y deben mejorarse”, pero subraya también que la normativa española es de las más avanzadas del mundo en este campo.

Crespí, que la semana pasada participó en un congreso en Atlanta para el desarrollo de políticas preventivas de la enfermedad del legionario en EEUU, ha declarado que confía en que pronto se apruebe en España una nueva regulación.

“Me consta que hay un borrador de nuevo real decreto” para actualizar el que está en vigor desde 2003, ha explicado el especialista en una entrevista con Efe.

“Necesitamos mejorar en tener en cuenta los nuevos avances científicos y técnicos que ha habido en los últimos diez años en prevención, control, diagnóstico y reporte de la enfermedad”, ha manifestado Crespí, que ha puesto como ejemplo de esos desarrollos no contemplados en el decreto el análisis molecular de las bacterias del tipo legionella.

El especialista, director de la consultora sobre salud ambiental y pública Biolinea, ha destacado la importante “experiencia acumulada” en materia de legionelosis en España, donde “las tres grandes fuentes de contaminación son las torres de refrigeración, los sistemas de agua caliente sanitaria y las bañeras de hidromasaje”.

“Luego hay otras fuentes de contagio como fuentes ornamentales, humidificadores y otros que conformarían el resto de casos”, un ámbito “más olvidado” por la reglamentación que también debería incorporarse al futuro real decreto, ha sostenido.

Crespí ha puesto el acento asimismo en la experiencia española en la prevención en las grandes áreas turísticas, donde los focos de riesgo tienen particular presencia.

El especialista, que pese a estar radicado en Palma de Mallorca ha investigado brotes de legionelosis en todo el mundo, destaca los buenos resultados de las medidas preventivas en Baleares: “Tenemos una de las tasas de incidencia en turistas más bajas del Mediterráneo, 2-3 casos por millón al año.”

“En comparación con otros países como Italia y Turquía es francamente baja. Estamos haciendo las cosas relativamente bien”, ha subrayado.

Ha incidido en que la regulación española, equiparable a la de otros países europeos con los que comparte una red de vigilancia trasnacional, es más avanzada que la de otros países desarrollados como EEUU, donde se está legislando ahora de forma “algo reactiva” porque el año pasado hubo grandes brotes en Nueva York y en Flint (Michigan).

“Es lo que ocurrió en España, que en el 2001 hubo un gran brote de legionella en Murcia, que afectó a unas 400 personas, y el Gobierno sacó un real decreto al cabo de 2 meses”, ha recordado Crespí.

La legionelosis es una enfermedad respiratoria bacteriana que puede infectar los pulmones y causar neumonía; tiene un periodo de incubación de 2 a 10 días, aunque en brotes recientes se han registrado periodos de hasta 16 días, y entre los síntomas más comunes está la fiebre, pérdida de apetito, cefalea, malestar general, letargo y en algunos casos dolor muscular, diarrea y confusión.

También te puede interesar

Envia tu opinión

Tu email no sera publicado.