24 Mayo 2016

Alabern atribuye a Matas la decisión de pagar 350.000 euros a Nimbus por el patrocinio del Mundial de Ciclismo

Alabern atribuye a Matas la decisión de pagar 350.000 euros a Nimbus por el patrocinio del Mundial de Ciclismo
Foto:Europa Press

El exgerente del Instituto Balear de Turismo (Ibatur) Raimundo Alabern, quien este martes ha sido interrogado por el juez José Castro en el marco de la pieza 14 del caso Palma Arena, ha atribuido al expresidente del Govern Jaume Matas la decisión de pagar 350.000 euros a la agencia de comunicación Nimbus -bajo lupa judicial por financiar de forma presuntamente irregular las campañas electorales del PP- por el patrocinio del Mundial de Ciclismo en Pista de 2007.

Alabern ha presentado asimismo un escrito ante el Juzgado, al que ha tenido acceso Europa Press, en el que explica que fue poco antes de la celebración del Mundial cuando recibió una llamada de la que fuera secretaria general técnica de Vicepresidencia, Jane King, quien le comentó que el Govern tenía que “hacer llegar 350.000 euros a Nimbus” para el patrocinio del evento “y Presidencia quiere que, como esto tiene una clara vertiente promocional y turística, el patrocinio se haga desde Ibatur”.

Según relata en su escrito, también le comentó que le iría a ver el propietario de Nimbus, Miquel Romero, para formalizar el patrocinio y que “él ya vendría con una propuesta publicitaria concreta”.

“Me comentó que nosotros no teníamos que negociar nada con Romero, que eso ya lo habían negociado en Presidencia y que Ibatur sólo debía tramitar el expediente”, señala el exalto cargo, defendido por el abogado Jaime Campaner. “Yo le dije que lo tenía que hablar con el conseller, Joan Flaquer, pues es él quien firma los convenios de colaboración al ser el presidente del Ibatur”, prosigue.

Así las cosas, Alabern lo habló con Flaquer, quien le indicó que “diera curso a todo y que él firmaría el convenio”, y lo comentó a su vez con [el secretario general Técnico de la Conselleria de Turismo] Javier Cases, que le dijo que King “se lo había comentado en el consejillo -una reunión general que hacían los secretarios generales técnicos de todas las Consellerias del Govern- y que transferirían el dinero enseguida pues había prisa”.

Tal y como detalla en el documento, al poco tiempo acudió a verle Romero, “a quien no conocía personalmente”. “Efectivamente, el convenio se tramitó muy rápido, ya que por nuestra parte no hubo nada que decidir al haberse realizado en Presidencia la negociación sobre contenidos y precios, la decisión y el cierre del acuerdo”.

“NOSOTROS ÉRAMOS UNOS MEROS TRAMITADORES”

“Nosotros éramos unos meros tramitadores”, asevera Alabern, incidiendo en que Presidencia había decidido que esto se hiciera a través de Ibatur. Como el conseller había autorizado realizar esta tramitación y había prisas (Jane King nos había dicho que era un tema urgente), el expediente se tramitó muy rápido. El conseller firmó el convenio y luego se siguió el trámite administrativo normal de justificación y pago”.

En concreto, los investigadores tratan de averiguar si varios organismos públicos del Ejecutivo autonómico -entre ellos el Ibatur- adjudicaron sin concurso público diversos contratos a Nimbus y si la empresa emitió facturas falsas con sobrecostes sin justificar, cobrando a cambio a ‘precio coste’ la organización de las campañas electorales del PP.

Precisamente sobre Nimbus, Fernando Areal, extesorero del PP balear y cuñado de Matas, aceptó el pasado mes de octubre una pena de año y medio de cárcel y una multa de 15.000 euros tras declararse culpable de un delito electoral al haber pagado hasta 71.958 euros en negro a la agencia por organizar parte de la campaña electoral del partido en 2007.

Se da la circunstancia de que a principios de marzo Castro abrió paso para que Matas se siente de nuevo en el banquillo de los acusados en el marco de esta pieza por presuntos delitos de fraude a la administración y prevaricación con motivo de la campaña de comunicación del campeonato del mundo de ciclismo que debía celebrarse en el velódromo palmesano.

Junto al exdirigente del PP también acordó que continúe el proceso penal, de cara a ser juzgados por estos hechos, contra Alabern y Romero. No obstante, la Abogacía de la Comunidad Autónoma reclamó la práctica de nuevas diligencias.

APERTURA DE 28 PIEZAS SEPARADAS

En concreto, la complejidad del caso Palma Arena llevó a la apertura de hasta 28 piezas separadas. La causa estalló a raíz del sobrecoste de más de cincuenta millones de euros en la construcción del velódromo, cuyas obras fueron inicialmente presupuestadas en 47 millones y acabaron costando 110.

Entre las decisiones que llevaron a ese desfase se encuentra la firma, el 24 de enero de 2007, del contrato para el diseño de la campaña de comunicación del campeonato, que preveía compensaciones a razón de los patrocinios que obtuviera Nimbus. Uno de los patrocinios a los que aspiraba la empresa era el del Ibatur y a tal efecto Romero presentó solicitud a Alabern, el viernes 16 de marzo, por importe de 350.000 euros.

Tal y como relataba Castro en su auto, se trata de una petición que mereció una acogida “tan calurosa” que, tres días después, lunes, fue otorgada.

“No es ya, con ser mucho, que un escrito presentado un viernes reciba una respuesta afirmativa el lunes siguiente, tampoco que el importe concedido por la Administración, nada menos que 350.000 euros, se corresponda justo con la cantidad solicitada, sino que además se da el caso pintoresco de que la respuesta favorable se anticipa a la resolución que concedió el patrocinio, que tuvo lugar el día siguiente”, añade.

Es más, apunta Castro, la concesión estuvo precedida de un denso informe de once folios emitido el mismo día por el entonces asesor jurídico del Ibatur, Miquel Àngel Bonet, “de cuya eficiencia no hay que sorprenderse porque se trata de un informe de plantilla heredado de su antecesor” y que no fue actualizado “para justificar esa anormal celeridad y distorsión de fechas”.

Así las cosas, “el mismo y apretado día” 20 de marzo de 2007 Alabern emitió la propuesta de resolución que fue aprobada, también ese mismo día, por el presidente del Ibatur, Joan Flaquer, rubricándose al día siguiente el convenio de colaboración entre el Ibatur y Nimbus por los 350.000 euros solicitados. Según uno de los imputados del caso Palma Arena, el arquitecto Jaime García-Ruiz, Nimbus ya estaba trabajando en el convenio antes de su firma.

También te puede interesar

One Response

Envia tu opinión

Tu email no sera publicado.