FACUA-Consumidores en Acción advierte del riesgo para los niños detectado en un correpasillos de la marca BMW debido a una pieza defectuosa. En concreto, el fabricante alemán ha constatado que la pequeña insignia con el logotipo de la marca pegada en el volante de su coche de juguete modelo Baby Racer III se desprende con facilidad, lo cual puede provocar riesgo de asfixia en los menores que la pudieran manipular.

La empresa BMW IBERIA ha comunicado a las autoridades de consumo de Madrid el problema que presenta el producto, así como las medidas que ha adoptado. Por un lado, la marca afirma haber iniciado una campaña de identificación de los propietarios a través de los concesionarios, pero sin concretar si reemplazará los juguetes defectuosos u ofrecerá el reembolso a los usuarios que prefieran devolverlo. Por otro, el fabricante ha procedido a corregir el proceso de colocación de la insignia en el correpasillos, la cual, desde noviembre de 2015, ya se incrusta de forma automatizada en el coche de juguete para que no se desprenda.

Los correpasillos afectados, según especifica BMW IBERIA, pertenecen al modelo Baby Racer III de color negro-naranja, blanco-fucsia y caramelo-azul. Todos ellos han sido incluidos con fecha de 19 de abril en la red de alerta de vehículos y accesorios que coordina la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aecosan), dependiente del Ministerio de Sanidad, y ha sido la Generalitat de Cataluña el órgano notificante.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.