25 Marzo 2016

Red Natura autoriza la mayoría de instalaciones de temporada de Baleares

Red Natura autoriza la mayoría de instalaciones de temporada de Baleares

Red Natura 2000 ha dado autorización a cerca de un centenar de instalaciones de temporada (chiringuitos, tumbonas, parasoles fijas) que afectan, sobre todo, a las localidades mallorquinas de Santa Margalida, Alcúdia, Pollença y Santanyí, aunque ciertos proyectos tendrán que pasar por evaluación de impacto ambiental y esperar el dictamen de la Comisión de Medio Ambiente de las islas (CMAIB).

Tal y como ha informado el Govern en un comunicado, dentro del procedimiento de autorización para la realización de un proyecto, el órgano que tiene que dar la licencia tiene que solicitar el informe sobre la afección a los espacios protegidos Red Natura 2000 a la dirección general de Espacios Naturales y Biodiversidad, como órgano competente. Este informe es preceptivo y vinculante dentro del procedimiento administrativo.

Si se establece que el proyecto no afecta de forma apreciable a los espacios protegidos Red Natura, lo envía al órgano sustantivo que lo tiene que autorizar y sigue el procedimiento administrativo. Ahora bien, si considera que puede haber afección apreciable a los espacios protegidos se envía a la Comisión de Medio Ambiente para que evalúe las implicaciones sobre los objetivos de conservación.

En concreto, en el municipio de Santa Margalida se han autorizado la gran mayoría de instalaciones de Ca’n Picafort, excepto el chiringuito de Son Serra complementado con tumbonas, ya que puede causar afectaciones a Red Natura y se encuentra en zona de dominio hidráulico que puede suponer un alto riesgo en caso de avenidas, ya que el Torrent de Borges es el que tiene la cuenca más amplia de toda Mallorca.

De hecho, es habitual que cada año, hacia finales de agosto, una avenida de agua rompa la barrera de arena, causando desperfectos en la zona de aparcamiento. Además, el proyecto se encuentra a una distancia inferior a 50 metros de un establecimiento turístico que ofrece los mismos servicios.

También se han puesto ciertas limitaciones a las motos acuáticas y a las instalaciones en Ses Casetes des Capellans.

Sí que se han autorizado numerosas iniciativas referidas al ‘stand-up surf (paddle surf)’ tanto en Menorca, Ibiza y Mallorca, ya que se trata de una actividad respetuosa con el entorno, mientras que un proyecto de circuito permanente de motos acuáticas delante del Puerto del Cocodrilo, en Bonaire (Puerto de Alcúdia), se someterá a evaluación de impacto ambiental, por la previsión de afección sobre la fauna marina y sobre el ruido permitido en la zona residencial.

Con respecto al proyecto de instalaciones de temporada del Ayuntamiento de Campos, se han excluido de afectación las instalaciones de vigilancia marina y las pasarelas, mientras que las tumbonas y chiringuitos se han excluido del acuerdo con el fin de poder analizar la documentación presentada por el consistorio como estudio de repercusiones.

Aunque se volverá a analizar en el próximo subcomité, los técnicos han avanzado que también se excluirían de afectación con una serie de condicionantes, hecho permitirá que se pueda sacar adelante la concesión.

Tanto los proyectos de los municipios de Pollença como los de Santanyí han quedado excluidos de afectación, excepto una iniciativa en Ca’n Cullerassa, con una serie de condicionantes: respetar la distancia entre las hamacas y el primer frente dunar, que tiene que ser de 6 metros, y en caso que la playa haya disminuido, se tiene que reestructurar la disposición de las hamacas para respetar esta distancia.

También queda absolutamente restringido el tráfico por encima las dunas, el cual sólo se puede hacer por itinerarios señalizados y los chiringuitos tienen que tener también mucho cuidado con los sistemas dunares, no pueden circular por ellos, ni realizar acumulación de residuos en los espacios adyacentes.

También te puede interesar

Envia tu opinión

Tu email no sera publicado.