3 febrero 2016

Castro da curso a una denuncia que apunta a un complot entre imputados para tergiversar las tramas de UM

Castro da curso a una denuncia que apunta a un complot entre imputados para tergiversar las tramas de UM

El juez José Castro ha acordado tramitar una denuncia que apunta a que, en el transcurso de varias de las investigaciones que afectan a la extinta Unió Mallorquina (UM), se produjo un pacto entre imputados dirigido a tergiversar las pesquisas, alterar las declaraciones de varios de los inculpados y ocultar así determinados delitos en los que éstos habrían incurrido.

En concreto, los hechos fueron puestos en conocimiento del Juzgado por el exconseller de Deportes del Govern Mateu Cañellas, y la Audiencia Provincial de Baleares instó el pasado mes de noviembre a investigarlos.

Para ello, mediante una providencia a la que ha tenido acceso Europa Press, Castro ha citado a declarar el próximo 15 de febrero como denunciados a la exnúmero dos de UM en el Ayuntamiento de Palma Cristina Cerdó; Eugenia Cañellas, secretaria técnica del exvicepresidente del Consell de Mallorca Miquel Nadal, y un agente de la Policía Nacional que habría “allanado” el camino para exculpar a ésta última en las investigaciones abiertas contra UM.

El nombre de todos ellos figura en la denuncia de Cañellas, presentada en junio de 2015 y en la que aseveró además ser objeto de una campaña para incriminarle en distintas tramas de corrupción de UM como represalia por haber posibilitado y facilitado la investigación de casos como Nóos, Palma Arena y Turisme Jove, descubiertos en su Conselleria cuando accedió a este cargo.

En declaraciones a Europa Press, la defensa de Mateu Cañellas ha eludido, no obstante, hacer manifestaciones al respecto así como sobre los hechos puestos en conocimiento del Juzgado.

La Audiencia emplazó a Castro a investigar estos hechos al estimar el recurso de apelación que presentó Cañellas contra el auto con el que meses antes Castro había archivado estas pesquisas, que recayeron en sus manos por turno de reparto. El tribunal de la Sección Segunda le instaba así a practicar cuantas diligencias fuesen necesarias para “averiguar y hacer constar la perpetración del delito y la culpabilidad de los delincuentes”.

De hecho, el tribunal, pese a recoger los argumentos de Castro de que del contenido de la denuncia no quedaban suficientemente acreditadas las actuaciones delictivas, “sí revisten caracteres de infracción penal” constitutivos de malversación y falsedad. Los magistrados apelaban así a la necesidad de escuchar al denunciante para que “pueda especificar, desarrollar y clarificar” los hechos, entre otras pruebas de investigación.

En concreto, el que fuera conseller en el último Govern del Pacte (de 2007 hasta la expulsión de Unió Mallorquina del equipo de gobierno en 2010), dirige sus alegatos contra Cerdó, Eugenia Cañellas y el policía presuntamente implicado, respecto al cual Mateu Cañellas aseveraba cómo “la corrupción alcanzó a algún investigador que olvidó su deber de perseguir el delito”.

Según relataba en la denuncia, el agente mantenía “una estrecha relación de amistad con determinados miembros de UM desde muy antiguo”, como Nadal, entre otros, lo que le llevó “a manipular la realidad y viciar la instrucción en mi perjuicio, en aras a salvar o minimizar la responsabilidad de sus próximos”.

DISOLUCIÓN DE UM

El exatleta, subcampeón del mundo absoluto en 1500, afirmaba que sus últimos años en UM fueron un “calvario”, recriminando sentirse acusado “en falso en base a meras manifestaciones de enemigos”.

Cabe recordar que UM se disolvió en febrero de 2011 acuciada por los numerosos casos de corrupción que pesan a sus espaldas.

Un año antes, el estallido de uno de esas investigaciones, el caso Voltor, llevó al entonces presidente del Govern, Francesc Antich (PSIB), en medio de una crisis sin precedentes en el Ejecutivo balear, a expulsar a todos los cargos ejecutivos del partido ‘uemita’ de las principales instituciones de las islas. Se rompía así el pacto de gobernabilidad firmado con UM en 2007.

ENTREGA DE 60.000 EN EFECTIVO PARA “COMPRAR VOLUNTADES”

Entre los numerosos hechos que denunciaba el exconseller para que “no se llegara al fondo” de las distintas pesquisas o se le “cargase” a él “el muerto”, recuerda cómo la propia Cristina Cerdó ofreció 60.000 euros en efectivo a otra miembro de UM “a fin de comprar su voluntad” y “participase en determinadas actuaciones en mi perjuicio”, para lo cual Cañellas ha aportado distintas pruebas con las que acreditar esta circunstancia.

Se trata de unos hechos que la propia Cerdó negó de forma tajante en el marco de otra causa de presunta corrupción, el caso Picnic, donde aseguró que nunca ha ofrecido dinero “ni a esa señora ni a nadie para pedir votos para Nadal”. Asimismo, aseguró que en ningún momento ha incriminado a Cañellas en estas pesquisas.

De hecho, admitió ante el juez que Cañellas no tenía poder en el Ayuntamiento de Palma cuando se produjo un presunto desvío de más de un millón de euros del Consistorio dirigidos a hacer proselitismo y propaganda de la ideología de UM, hechos que se indagan en el marco del caso Picnic.

También te puede interesar

Envia tu opinión

Tu email no sera publicado.