10 enero 2016

Así es el operativo que cubre el juicio del caso Nóos

Así es el operativo que cubre el juicio del caso Nóos
Imagen de archivo

El juicio del caso Nóos, que sienta en el banquillo de los acusados a la Infanta Cristina y a Iñaki Urdangarin, dispondrá de uno de los dispositivos policiales más amplios que se recuerdan en Baleares -participarán más de 200 agentes- y en el que se ha habilitado una sala especial para la vista oral en el Polígono de Son Rossinyol y en el que la colaborará una Unidad de Intervención Policial (UIP) de Valencia.

Las cifras de efectivos no han sido facilitadas de manera oficial por medidas de seguridad, pero según ha informado el jefe superior de Policía Nacional de Baleares, Antonio Jarabo, “será mayor” que cuando la Infanta vino a declarar en febrero de 2014 con motivo de este mismo caso y para el que se desplegaron unos 200 policías.

El operativo empezó la semana pasada con la realización de controles previos de seguridad ciudadana y durante el mismo participan, entre otros, guías caninos, unidades de seguridad ciudadana, el grupo de motos, unidades de reacción y la tercera Unidad de Intervención Policial (UIP) de Valencia formada por unos 50 funcionarios.

Según ha explicado Jarabo este no será el operativo más complicado que hayan desarrollado ya que según ha informado “se han hecho cosas más grandes” en Baleares, como lo fue el juicio por el caso Kabul donde se juzgaron a más de 50 acusados en la mayor operación contra el narcotráfico en la Comunidad autónoma.

El jefe superior ha explicado que el lugar donde se celebra el juicio “es mejor” para desplegar las unidades ya que “es más abierto y no tiene alturas” como sí ocurre en los Juzgados de Vía Alemania donde la Infanta Cristina fue a declarar en febrero de 2014.

Además, Jarabo ha concretado que la seguridad de la Infanta corresponde al Cuerpo Nacional de Policía por lo que “se integrarán a su dispositivo y punto”.

“NO HAY MEDIDAS ESPECIALES PARA LOS ACUSADOS”

Asimismo, la delegada del Gobierno en Baleares, Teresa Palmer, ha avanzado que no se han desarrollado “medidas especiales para ninguno de los acusados” a excepción del exsecretario del Instituto Balear de Turismo (Ibatur), Miguel Ángel Bonet, que permanece ingresado en prisión por el llamado caso Ibatur.

Palmer también ha querido recalcar la colaboración de la Policía Local de Palma que ayudará en “tareas de cortes en el tráfico y reserva de espacio” y la de la Seguridad Privada contratada por el Tribunal Superior de Justicia de Baleares (TSJB) “para controlar los accesos”.

De esta manera, ha concretado que hay “un doble filtro de seguridad”, uno en la planta baja y otro en el acceso a la sala de la audiencia” donde podrá haber 38 personas como público que “deberán someterse a todas las medidas de seguridad” como cacheos y escáneres.

“LA SEGURIDAD ELECTRÓNICA NO AFECTARÁ A LAS COMUNICACIONES”

Además, ha dicho que las “medidas de seguridad electrónicas en modo alguno van a afectar a comunicaciones” y por lo tanto y atendiendo, “al principio de publicidad” al que se somete esta vista oral, según ha precisado Jarabo, “se facilitará en todo momento el trabajo de medios”.

Desde el CNP -ha incidido Palmer- se busca que “no haya incidentes ni dentro ni fuera del juicio, garantizar la seguridad de los asistentes y que el juicio se desarrolle con la “más absoluta normalidad y desde la independencia judicial”.

También te puede interesar

Envia tu opinión

Tu email no sera publicado.