Los hoteleros reclaman “un marco homogéneo” para convivir y competir con los nuevos modelos turísticos

Foto: EUROPA PRESS

El consejero delegado de Room Mates y fundador de BeMate.com, Kike Sarasola, ha insistido hoy en la necesidad de “regular pero no prohibir” los nuevos modelos de negocio que están surgiendo en el sector turístico, en relación al uso turístico de viviendas y apartamentos, ya que “la economía colaborativa ha llegado para quedarse”.

Al respecto, mencionó el caso de Mallorca, isla que ha limitado este tipo de alojamientos y oferta, que “no ha logrado nada”, y en el que el negocio se ha quedado “en las grandes compañías alemanas ajenas”.

Durante un debate entre hoteleros sobre el turismo en Madrid, en el que participaron representantes de grandes cadenas que operan en la capital, Sarasola, ha instado a las grandes firmas del sector a “abrir los ojos” y adaptarse de “manera inteligente” para “no perder el tren” de un nuevo modelo que ya convive con el sector hotelero.

El emprendedor hotelero Sarasola lanzó en septiembre de 2014 BeMate.com, una comunidad colaborativa de alojamientos turísticos que ofrece viviendas turísticas en las zonas centro de todas las ciudades donde está presente su cadena Room Mate, poniendo en contacto a propietarios de viviendas y viajeros.

No obstante, desde Iberostar, el consejero delegado de Europa, Oriente Medio y África, Aurelio Vázquez, difirió sobre el efecto de la limitación de la oferta alojativa en Baleares. “Se ha evitado la proliferación” del alquiler turístico. “Regular no es que todo vale, sino decir qué se permite y qué no, y eso incluye, prohibir”, puntualizó.

Para Vázquez es una distorsión que compañías ‘online’ oferten viviendas turísticas a la vez que hoteles, en un mercado que no es el suyo. Pese a ello, el directivo de Iberostar aseguró no estar en contra del desarrollo de la economía digital y de los nuevos modelos de negocio. “No es poner puertas al campo sino decidir qué plantar y qué modelo rentabilizar más en el mercado laboral”, insistió.

“LA SOBERANÍA DEL CONSUMIDOR”.

En el foco del encuentro, se señaló al precio como uno de los factores principales del nuevo viajero que se decanta por los pisos de locales. Sin embargo, Sarasola indicó que “hay familias con necesidades especiales, turistas con viajeros, grupos de amigos que quieren dormir juntos y mil temas”, recalcó, que abren todo un abanico de posibilidades.

El socio fundador de One Shot Hotels, Luis Felipe Mendieta, opinó por su parte que hace falta escuchar al cliente y creer en la soberanía del consumidor. “No estoy a favor de la economía sumergida ni de los apartamentos ilegales, porque debemos mantener el Estado de Bienestar, pero a lo mejor las habitaciones hoteleras no se adaptan al viajero y debemos preguntarnos qué está ocurriendo”, explicó.

BARCELONA VS MADRID.

En Barcelona, existen 137.000 plazas de viviendas turísticas frente a las 78.000 hoteleras, mientras que en Madrid hay más de 40.000 ofertas frente a unas 100.000 profesionalizadas, por lo que la situación difiere entre ambas urbes, según se expuso durante el debate.

El consejero delegado en Europa, Oriente Medio y África del Grupo Iberostar, Aurelio Vázquez, aseguró que el 70% de los apartamentos turísticos de la Ciudad Condal se concentran en el centro frente al 19% de la capital española.

Vázquez también señaló que el 56% de las viviendas turísticas son alquiladas por más de tres personas. “Se están sobresaturando las infraestructuras y servicios que los hoteleros sí pagamos”, apuntó.

REINVENTARSE PERO CON “UN MARCO HOMOGÉNEO”.

Desde Iberostar, Vázquez, considera que este tipo de alojamiento “se está metiendo a trabajar con clientes vacacionales e internacionales” por lo que hay que “adaptarse y reinventarse” pero con un marco normativo homogéneo que evite el arbitrio de cada comunidad autónoma y de los ayuntamientos.

De su lado, el director general de NH Hotel Group en España, Portugal y Andorra, Hugo Rovira, insistió en que los alojamientos hoteleros “sí son competencia, aunque sean dos negocios completamente distintos, con una diferencia del 30% en los gastos.

Como ejemplo habló de la ‘competencia’ entre aerolíneas y ferrocarril, que a pesar de ser dos modos de transporte muy diferenciados “luchan entre sí por los viajeros”. “Si no puedo con el diablo, no me queda otra que unirme si la Administración no toma medidas”, apuntó.

Por su parte, el director general de Rafael Hoteles, Juan Escudero, planteó como ejemplos a seguir medidas como las tomadas en Nueva York, ciudad que impuso un límite a la actividad de alojamientos turísticos que impedían a los habitantes vivir en Manhattan.

“A todos nos gustaría tener apartamentos al lado de los hoteles, ¿pero qué responsabilidad civil tenemos detrás?”, concluyó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here