La exportavoz de Unió Mallorquina (UM) y exconsellera insular de Medio Ambiente Catalina Julve, quien ha sido condenada a dos años de cárcel en el marco del caso Cloaca, prevé recurrir en casación ante el Tribunal Supremo la sentencia dictada por la Audiencia Provincial de Baleares, tal y como han señalado fuentes de su defensa.

En concreto, sobre la exalto cargo pesan delitos de fraude a la administración y prevaricación a raíz de la adquisición irregular de 2.150 sillas de plástico para los Ayuntamientos de Mallorca por un total de 29.928 euros, compradas a la empresa de un militante de la extinta UM, Simón Galmés, quien también ha sido condenado en el marco de esta causa.

La defensa de Julve se muestra en desacuerdo con la resolución judicial y reclamará por tanto la absolución de la exdirigente ‘uemita’, quien durante el juicio aseguró que la contratación del lote de sillas fue una decisión de su predecesor en el cargo -ya fallecido- y si la firmó se debió a que era una “necesidad” de los Consistorios.

Recién abierta la operación policial de este caso, Julve se desmarcó de forma tajante de las pesquisas, con las que aseguró “no tener nada que ver”. “Yo firmaba pero no tenía ninguna responsabilidad en averiguar si había alguna ilegalidad detrás de ellas, ya que por debajo tenía a 300 funcionarios”, incidió entonces.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.