28 Septiembre 2015

Una testigo afirma que Cristina Cerdó le ofreció 60.000 euros en efectivo a cambio de recabar votos para Nadal

Una testigo afirma que Cristina Cerdó le ofreció 60.000 euros en efectivo a cambio de recabar votos para Nadal
Foto: EUROPA PRESS

Una exintegrante de Unió Mallorquina (UM), quien este lunes ha comparecido en calidad de testigo en el marco del conocido como caso Picnic, ha relatado cómo la exnúmero dos del partido en Palma y exconcejala Cristina Cerdó le ofreció un sobre con 60.000 euros, en billetes de 500, a cambio de recabar votos a favor del sector liderado por la propia Cerdó y por el expresidente de la formación Miquel Nadal en los procesos internos de UM de 2009.

Durante su comparecencia ante el Juzgado de Instrucción número 8, a cuya transcripción ha tenido acceso Europa Press, la declarante ha recordado que Cerdó le dijo que “si ella y su gente votaban por Miquel Nadal, tendría una buena recompensa”, si bien la testigo rechazó el ofrecimiento de la exregidora de Medio Ambiente.

En concreto, el caso Picnic investiga, entre otros hechos, el presunto desvío de 1,2 millones de euros municipales a hacer proselitismo y propaganda de la ideología de UM y apunta a Cerdó, entre otros exaltos cargos de la formación, como una de las principales personas que urdieron esta trama en beneficio exclusivo del partido.

Según ha puesto de manifiesto la testigo, “también llamaron a otras personas para pedir el voto para Nadal”, aseverando que “la idea era hacer desaparecer políticamente” al también exalto cargo de UM Mateu Cañellas a fin de que éste “no sacara votos para ocupar ningún cargo”.

Precisamente, en un escrito que el propio Cañellas presentó en otro Juzgado, el exconseller de Deportes del Govern aludía a los 60.000 euros como unos fondos que, aseveraba, al margen de ir dirigidos a “arrinconarme y eliminarme”, podrían proceder “de los recursos económicos ilícitos de los que disponían algunos dirigentes de UM y, en este caso concreto, de la regiduría de Medio Ambiente o la Empresa Municipal de Aguas y Alcantarillado (Emaya), controladas directa y firmemente por Cristina Cerdó”.

La declarante, de 70 años, ha aseverado por su parte que de haber aceptado la propuesta de Cerdó habría podido conseguir entre 500 y 900 votos, puesto que ésta era la cantidad de personas sobre las que tenía capacidad de influencia por ser entonces la vicepresidenta de una asociación benéfica de Palma y encargada de una de las barriadas de la capital balear como miembro de UM.

“LE DIJE A CERDÓ QUE SE MARCHARA”

Tal y como ha recordado, la primera vez que Cerdó se dirigió a ella para comentarle este asunto fue en un bar, mientras que tres días antes del congreso que el partido tenía previsto celebrar en el Auditorium de Palma, la exconcejala se presentó en casa de la testigo “muy enfadada” por no convencerla al respecto y fue entonces cuando le enseñó el sobre con los billetes de 500 euros. Tras ello, la exafiliada de UM le dijo “que se marchara”.

Cerdó fue arrestada en el marco de esta causa en febrero de 2011. Para eludir su ingreso en prisión, la exalto cargo abonó una fianza penal de 300.000 euros, una de las cauciones más altas impuestas para un político en Baleares, tan sólo por detrás de la impuesta al expresidente del Govern, Jaume Matas (tres millones de euros, posteriormente rebajada) y la expresidenta del Parlament y de UM, Maria Antònia Munar (350.000 euros).

La expresidenta de Emaya también fue detenida en octubre de ese año en el marco de la segunda fase policial del llamado caso Ossifar, centrado en la contratación de presuntos agentes electorales de la extinta formación nacionalista que, a pesar de estar a sueldo de Emaya, en realidad se dedicaban en exclusiva a labores de partido y a la captación de votos para UM. El juez decretó recientemente el archivo de parte de las pesquisas para Cerdó.

También te puede interesar

One Response

Envia tu opinión

Tu email no sera publicado.