Un sano bebé varón de tres kilos en perfecto estado. Ese ha sido el último pasajero en llegar, de improviso, al autobús de la EMT de la línea 28 cuando una mujer de 38 años, de origen nigeriano ha dado a luz sobre las 20:30 sin que tuviera tiempo ni siquiera de apearse en su parada a la que acaban de llegar en Indalecio Prieto.

La mujer regresaba a su hogar cuando de pronto, para sorpresa de todos los pasajeros, se ha puesto a gritar y, sin apenas tiempo de reaccionar por parte de ninguno de ellos, ha dado a luz.

De inmediato se han acercado hasta el lugar efectivos de la Policía Local de Palma y una UVI móvil del 061 que poco han tenido que hacer excepto apartar la multitud de curiosos que se habían arremolinado ante las puertas del bus los primeros, y certificar que todo había ido sobre ruedas los segundos.

Finalmente, el bebé ha acabado en los brazos de su padre ante el aplauso de todos los presentes y la mujer y el niño han sido trasladados a un centro hospitalario.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.