La Platja de Palma se ha convertido en una auténtica ‘marea’ de vendedores ambulantes. La Policía Local de Palma muestra, un año más, su impotencia ante un fenómeno social que les supera. Vecinos, residentes y comerciantes de la zona, además de una gran cantidad de turistas, han mostrado su enfado e indignación ante la pasividad de un Ajuntament incapaz de poner orden en la principal zona turística de Baleares.

Ante la avalancha de protestas y quejas, Mateu Isern, alcalde de Palma, decidió enviar al GAP (Grup d’Actuació Preventiva) de la Policía Local destinado a Platja y poner orden por la noche. Ahora, las madrugadas, con más de 25 agentes son algo más seguras, pero su asignatura pendiente son los días. Los policías lo tienen muy claro, especialmente los domingos al mediodía que no se ve ni un solo agente por toda la playa. Crónicabalear.es patrullará la jornada dominical la playa y les ofrecerá ‘in situ’ una crónica de la situación que se está viviendo. Por el momento, los turistas tienen que soportar como varios vendedores ambulantes les ofrecen sus productos mientras toman el sol en la arena.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.