La situación que se está viviendo en Platja de Palma es muy delicada. Las antiguas prostitutas nigerianas que ejercían la prostitución y que eran famosas porque hacían ofertas desde 5 euros el servicio ya son historia.

 

Ahora, llegan en el bus de la EMT de las 23.30 o 24.00 y se marchan en el primero de la mañana del día siguiente. Durante su estada en Platja de Palma ejercen una violencia extrema a los turistas y son ladronas profesionales de primer nivel.

Son listas y actúan en grupo. Hasta las tres de la mañana conocedoras de que el GAP (Grup d’Actuació Preventiva) de la Policía Local de Palma las está vigilando permanecen en actitud más pasiva. Cada cierto tiempo atacan a algún turista e incluso se permiten la libertad de ir solas o en pequeños grupos.

Al tocar las tres de la madrugada la cosa cambia radicalmente. Con la retirada del GAP de Platja la mujeres campan a sus anchas. Dos coches patrullas para más de 50.000 personas y además con la obligación de atender quejas de ruidos etc…

Las nigerianas no tienen ningún problema en rodear a los turistas, especialmente a los que van borrachos, manosearles, robarles los objetos de valor y dinero para luego correr. Lo peor es si se resisten. En ese caso no dudan en juntarse unas cuantas y dar palizas a sus víctimas.

Cada tres minutos perpetran o un robo o un asalto. No dejan títere con cabeza y la imagen que ofrecemos al exterior es muy negativa.

¿Son prostitutas o por el contrario son peligrosas y violentas ladronas? Opinen en nuestras redes sociales o conductos habituales.

[flagallery gid=2]

 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.