El presidente de la Asociación de Industriales de Mallorca, Miguel Bordoy; y la presidenta de la Confederación de Asociaciones Empresariales de Baleares, Carmen Planas, han asegurado hoy durante el simulacro que es “fundamental contribuir a fomentar la cultura preventiva entre los trabajadores y empresarios para mejorar la seguridad y la calidad vida en el trabajo”. Tanto Miguel Bordoy como Carmen Planas entienden que “la prevención no supone a medio plazo  una carga económica sino que se habla claramente de una inversión”.

Bajo este marco, más de un centenar de empresarios y directivos han vivido hoy en primera persona diferentes técnicas de cómo afrontar un incendio en una empresa. Tanto la Sociedad de Prevención de ASEPEYO como PREVIS insistieron en la importancia que tiene una intervención a tiempo con los medios y herramientas adecuadas y con el personal entrenado para minimizar las consecuencias de un siniestro en su lugar de trabajo. Las empresas que realmente quieren estar preparadas para actuar con rapidez y eficacia ante una situación de emergencia, como pueda ser un incendio, se deben organizar y capacitar adecuadamente a todo su personal, dotándoles de funciones específicas en la gestión de la emergencia y adiestrándoles de manera práctica tanto en el manejo de los medios materiales de lucha contra incendios como en la evacuación y primeros auxilios.

Durante toda la mañana, los empresarios y trabajadores, en diferentes turnos, pasaron por los diversos espacios y simuladores organizados en el antiguo Parque de Bomberos de Palma, en el Polígono Empresarial Son Castelló, en el que pudieron conocer pautas de cómo reaccionar ante un incendio, formarse en conocimientos, habilidades y actitudes adecuadas para actuar con éxito y cómo manejar extintores y otras herramientas. También, pudieron conocer de cerca las características y utilidades de la Unidad Móvil de Reconocimientos Médicos de Previs.

ASIMA, la CAEB, la Sociedad de Prevención de ASEPEYO y PREVIS recalcaron la necesidad de realizar este tipo de simulacros para que las empresas sean conscientes de incrementar  los niveles de seguridad, optimizar los recursos materiales y humanos e implantar planes de autoprotección.

El departamento de Prevención de Riesgos Laborales de la CAEB repartió entre los asistentes material didáctico con consejos prácticos.

75 por ciento, con conductas desordenadas y desconcierto

Es un hecho que el miedo a morir durante un siniestros ha causado muchas más víctimas que el incendio mismo. Normalmente en la gestión de emergencias se planifican los medios técnicos y la organización formal, pero se olvida el funcionamiento de las personas en estas situaciones, que es lo que determina el éxito o fracaso de la resolución de las mismas.

Ante una emergencia, según informe de la CAEB, las reacciones de las personas se podrían describir en un continuo desde la calma al pánico total:

• Alrededor del 15 por ciento de las personas reaccionan con calma, permaneciendo unidos, estudiando un plan de acción y posibilidades.

• Otro tanto muestran ansiedad, se quedan bloqueados o tienen conductas histéricas, gritos y pánico: se descontrolan, aumentando el peligro.

• El 75 por ciento manifiesta conducta desordenada, desconcierto.

Para conseguir que esa mayoría se calme y tienda a tener comportamientos adecuados, es fundamental una gestión de comportamientos y una formación adecuadas, integrada en la labor preventiva ordinaria y en los planes de emergencia, autoprotección y evacuación.

Al acto asistieron el presidente de ASIMA, Miguel Bordoy; la presidenta de la CAEB, Carmen Planas; el gerente de Gestión de Emergencias de las Islas Baleares (GEIBSAU), Jaume Servera; y el jefe del Cuerpo de Bomberos de Palma, Manuel Nieto; y el director de ASIMA, Alejandro Sáenz de San Pedro; entre otros.

 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.