Los efectos provocados por la exposición a las radiaciones solares son uno de los factores que originan el mayor número de consultas al Servicio de Dermatología del Hospital Comarcal de Inca. Por ello, la jefe del Servicio, Beatriz Bartolomé, aborda una serie de interrogantes: ¿de qué hay que protegerse?, ¿Por qué hay que protegerse?, Como nos podemos proteger? El objetivo es prever y prevenir las consecuencias negativas que las radiaciones solares producen en la piel. La doctora Bartolomé señala que las que más afectan a la piel son la radiación ultravioleta de onda larga (UVA) y la de onda media (UVB), pero también la infrarroja y la luz visible. Aquellas son las responsables del bronceado, pero también son culpables de las quemaduras, del envejecimiento cutáneo y de la fotosensibilidad, de alteraciones oculares y del desarrollo del cáncer de piel. La dermatóloga contrapone los aspectos positivos (efecto térmico, síntesis de la melanina, efecto psicoestimulante y terapéutico, síntesis de la vitamina D) a estos efectos nocivos. Por lo tanto, aconseja evitar exponerse al sol en las horas de máxima intensidad, emplear cremas fotoprotectoras, gorras y vestimenta adecuada, siempre dependiendo de la pigmentación de la piel que hemos recibido de nuestra herencia genética. Asimismo, la cabeza del Servicio de Dermatología incide en la necesidad de proveerse de la misma protección en los días nublados y también en las zonas donde haya mucha contaminación, ya que, aunque no se vea el Sol, la radiación ultravioleta tiene los mismos efectos nocivos en la piel si no estamos protegidos adecuadamente, ya que atraviesan las nubes y la contaminación. Por otra parte, la doctora Bartolomé indica que, aunque sean algo diferentes, las radiaciones UVA y UVB ocasionan daños en la piel y suman su papel patogénico en el desarrollo de tumores. En este sentido, señala que la intensidad de estas radiaciones depende de factores como la altitud respecto al nivel del mar y la fuerza de los rayos del sol según la estación del año y las horas de máxima intensidad (de las 10 de la mañana a las 4 de la tarde). Además, explica que la radiación se refleja en cada tipo de superficie con un índice de reflexión diferente: un ejemplo serían las costas del Mediterráneo, ya que las playas presentan arenas blancas, en las que la luz se refleja un 17%, y la espuma del mar refleja un 20% de la luz, por lo que hay que tener en cuenta estas condiciones medioambientales en elegir el tipo de fotoprotección, especialmente en el caso los bebés. En cambio, la hierba, el asfalto o la nieve son superficies que tienen un índice menor de reflexión de la luz solar: un 10% la hierba y un 2% del asfalto. Por otro lado, también advierte que las radiaciones infrarrojas son las responsables de los golpes de calor y de las insolaciones, que se producen cuando la temperatura corporal se eleva por encima de lo normal (entre 39,5 y 41 ° C) durante al menos 10-15 minutos. Los síntomas de la insolación son el mareo, el sudor, la fiebre, los vómitos y el enrojecimiento y la sequedad de la piel. Para evitar estos problemas de salud, además de no exponerse al sol en las horas de mayor insolación se recomienda ingerir muchos líquidos para evitar la deshidratación y reponer el agua que se pierde al sudar y protegerse adecuadamente con una gorra o un sombrero, con ropa de algodón fina y de color claro y con crema solar con un factor de protección 50. Para las personas que están sometidas a una exposición excesiva a los rayos solares, la prevención es la mejor protección para no desarrollar problemas dermatológicos o, en el peor de los casos, carcinogénesis. Finalmente, la doctora Bartolomé recuerda que la exposición al solo en los primeros veintiún años de vida supone más del 50% de la radiación que recibimos en toda la vida. De hecho, las quemaduras que se sufran durante la niñez aumentarán el riesgo de desarrollar melanoma. Por ello insta a extremar las precauciones en los casos de niños de menos de tres años o con pieles especialmente sensibles durante la franja horaria de mayor intensidad del sol.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.