El germano llegó de vacaciones, cogió una cogorza como un piano y se comió literalmente la rotonda de Moldemón, en Algaida.
Sobre la una y media de la madrugada de ayer, un ciudadano germano que circulaba por la carretera de Manacor con un coche de alquiler, no vio la rotonda, se empotró contra ella, la cruzó y volcó.
Afortunadamente, el conductor consiguió salir ileso del siniestro.
Dio la casualidad que una ambulancia del Govern de asistencia programada que pasaba por allí se encontró el accidente y alertó a los equipos de emergencia, prestando en primera instancia la ayuda al herido.
Rápidamente, ambulancias del SAMU-061 y de la clínica Juaneda acudieron al lugar y se hicieron cargo del herido.
La Guardia Civil de Tráfico le realizó la prueba de alcoholemia y dio un resultado positivo.

 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.