Palma de Mallorca /02/10/2013/
Una vez más, la rápida y efectiva actuación de varias unidades del Cuerpo Nacional de Policía evitó una tragedía.
A las dos de la madrugada de ayer, un ciudadano marroquí acudía a la gasolinera de las Avenidas de Palma y adquiría una garrafa de gasolina. Una vez que el combustible estaba en su poder, se roció con el líquido inflamable todo el cuerpo, sacó un mechero del bolsillo y amenazó a todo el mundo con prenderse fuego.
El personal alertó a la Policía Nacional quienes acudieron al lugar en la mayor brevedad posible. Una vez allí, se congregaron hasta cuatro coches patrullas. Los agentes rodearon al sujeto y, aprovechando un despiste, se abalanzaron sobre él. Acto seguido, con una manguera de agua lo empaparon para evitar cualquier combustión. Es destacable que el sujeto cuando fue reducido se cayó al suelo simulando haber sufrido algún tipo de indisposición.
Era muy importante controlar la situación y evitar que el varón se quemara a lo bonzo por dos motivos. El primero, salvarle la vida al implicado. El segundo, evitar la propagación del fuego al resto de la gasolinera con las graves consecuencias que ello hubiera conllevado.
Hasta el lugar del suceso se desplazaron numerosas dotaciones del Cuerpo Nacional de Policía, Bombers de Palma, Policía Local de Palma y una ambulancia del 061.
Finalmente, no hubo que lamentar ningún herido ni daños materiales.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.