Pasaban unos minutos de las doce del mediodía de hoy cuando un amplio dispositivo de agentes de la Policía Nacional y Policía Local de Palma procedían al desalojo y acordonaban la Catedral de Mallorca por un aviso de bomba. 

Al parecer, un turista dejó olvidada una mochila y, al no identificarse al propietario, se activaron los mecanismos de alarma.

Rápidamente, se desplazaron hasta el lugar numerosas dotaciones de la UPR (antidisturbios) de la Policía Nacional, policías locales y personal de seguridad de la Seu y evacuaron la Catedral.

El Grupo de Artificieros se desplazó hasta el lugar y comprobó que se tratraba de una falsa alarma. 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.