La Guardia Civil ha procedido a la detención del vigilante de seguridad que tras arrollar a dos motoristas, frente al hospital de Son Llàtzer, en la carretera vieja de Sineu, abandonó el vehículo y salió huyendo.
Tal y como les adelantó Crónica Balear, en exclusiva, parece que el coche golpeó a las motocicletas y, uno de ellos, salió disparado, rompió la luna delantera y quedó atrapado en el interior del propio vehículofalleciendo al instante.
La declaración del acusado se realizará a primera hora de mañana lunes en la comandancia de la Guardia Civil de Son Rapinya. Por la tarde está previsto que pase a disposición judicial.
Cuando se le ha detenido y practicado la prueba de alcoholemia el resultado fue negativo. El joven vigilante afirmó: “Me puse nervioso. Me puse nervioso y me fui”.
Según informaciones próximas al caso, parece que uno de los motoristas sufrió una avería en la motocicleta. Acto seguido, el segundo motorista se detuvo en el arcén para prestarle su ayuda. Fue en ese momento cuando el coche les arremetió.
La Benemérita acudió al domicilio cuya titularidad constaba en la documentación del vehículo y procedió a su arresto.
Rápidamente, ambulancias del SAMU-061 y de la Clínica Juaneda acudieron al lugar y se hicieron cargo del segundo herido que se encuentra en estado muy grave.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.