El Hospital Son Llàtzer ha puesto en marcha la Unidad de Rehabilitación Cardiaca con el objetivo de coordinar un conjunto de actividades orientadas a proporcionar a los pacientes con alguna enfermedad cardiaca una condición física, mental y social óptima. El conseller de Salud, Martí Sansaloni, ha visitado la Unidad acompañado por el director general del Servicio de Salud, Miguel Tomás, y el gerente del Hospital Son Llàtzer, Xavier Feliu. Son Llàtzer es el primer hospital público de las Islas Baleares que ofrece un programa de rehabilitación cardiaca, que inicialmente está dirigido a los pacientes que han sufrido recientemente un evento coronario, ya sea un infarto de miocardio, una angina inestable, la implantación de un stent coronario o una intervención de bypass . La participación de los pacientes con cardiopatía isquémica en el programa reduce el riesgo de mortalidad, de sufrir otro infarto y de reingresar en un hospital. Estos objetivos se consiguen por medio de un enfoque multidisciplinario y multifactorial centrado en cinco puntos: la práctica y la promoción de ejercicio físico; el control de los factores de riesgo cardiovascular (hipertensión, diabetes, colesterol alto …); la motivación para adoptar hábitos de vida saludables (abandonar el tabaco, nutrición sana …); la promoción de la adherencia al tratamiento farmacológico, y la gestión de los aspectos psicosociales que afectan a estos pacientes (ansiedad, depresión, vuelta a lla trabajo …). La puesta en marcha de la Unidad de Rehabilitación Cardiaca ha sido posible gracias a la colaboración entre diversos servicios del Hospital Son Llàtzer, bajo la coordinación de los doctores Joan Torres y Tomás Ripoll, del Servicio de Cardiología, y por las doctoras Sandra Monleón, Antonia Mateo y Mari Ángeles Farreny, del Servicio de Rehabilitación. El núcleo de la Unidad lo completan las enfermeras Clara Trias i Joana Aina Ferrer y fisioterapeutas Maria Company, Antonia Plomer y Carolina Simón. Participan también los servicios de Psicología y Psiquiatría, Endocrinología, Trabajo Social, Urología y Neumología. El programa se lleva a cabo en tres fases. En la primera-durante la hospitalización de los pacientes-, el equipo médico y de enfermería imparte educación sobre hábitos de vida saludables y resuelve las múltiples dudas que inquietan estos pacientes para retomar su vida una vez fuera del hospital. En la segunda fase, que es ambulatoria, el personal médico procura a los pacientes entrenamiento físico bajo control y monitorizados por medio de un electrocardiograma; además, inciden en el control de la hipertensión, de la diabetes, del colesterol y del tabaquismo, y en la adopción de una alimentación sana. En esta segunda fase, los pacientes asisten a varias charlas grupales para conocer su enfermedad, y también saber cómo seguir una alimentación saludable y controlar la ansiedad y el estrés, además de informarse de los importantes beneficios que les aporta hacer ejercicio físico. Sin embargo, en algunos casos concretos los pacientes son remitidos a consultas específicas de tabaquismo, de psicología clínica, endocrinología o de andrología. Finalmente, la tercera fase tiene como objetivo el mantenimiento a largo plazo de los hábitos de vida saludables una vez completadas las fases hospitalarias. Actualmente, once pacientes cardiópatas son tratados en la Unidad de Rehabilitación Cardiaca del Hospital Son Llàtzer.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.