El Hospital Comarcal de Inca mejora el procedimiento de alarma del hospital para reducir los tiempos de comunicación y actuación de los recursos disponibles ante incidencias relacionadas con situaciones y conductas de violencia verbal o física en los hospitales entre los usuarios y el personal sanitario. Esta mejora ha sido propuesta por el Comité de Agresiones para mejorar los recursos cuando un profesional se encuentre en una situación violenta generada por un paciente o por las personas de su entorno —es decir, familiares o cuidadores— que requiera la intervención del personal sanitario de servicio, del equipo de celadores o de los profesionales de seguridad.

Para minimizar las consecuencias de cualquier conducta agresiva y posibilitar una comunicación de las incidencias del modo más seguro, el Departamento de Informática —con el apoyo del Servicio de Salud Laboral— ha diseñado un sistema de alarma que consiste en un mecanismo rápido de alerta, discreto y muy fácilmente accesible para todo el personal, ya que es suficiente con pulsar una tecla del ordenador para activarlo. Una vez pulsada, sólo es necesario confirmar que se trata de un aviso de alerta real para que se avise a todo el personal que tenga que actuar para evitar la situación violenta, mediar o intervenir en la misma o, en su caso, paliar sus consecuencias.

Este innovadora aplicación informática presenta dos ventajas: por una parte, está operativa en todos los servicios y unidades del Hospital Comarcal de Inca; por otra, la alerta que genera avisa a todo el equipo de trabajadores más próximos, además del servicio de seguridad, lo que supone una mayor eficiencia gracias al tiempo de reacción inmediato y a la máxima proximidad del equipo interventor.

Para desarrollar esta aplicación se han tenido en cuenta las siguientes premisas: en primer lugar, los mecanismos de alerta tienen que poder activarse desde el mismo sitio donde se reciba la agresión; en segundo lugar, el sistema tiene que ser discreto para evitar que el agresor sepa que se ha activado el protocolo de alerta de agresiones, ya que ello podría agravar la situación, y, finalmente, debe ser posible localizar el lugar exacto donde se produce la agresión y conseguir que la ayuda llegue lo antes posible.

Cabe recordar que, por otro lado, el Hospital Comarcal de Inca está dotado también del método de alerta de agresiones denominado “tags Wi-Fi”: cuando un trabajador sufre una agresión, activa el sistema tirando de la tarjeta que lleva colgada del bolsillo, con lo que envía una señal por medio de la red Wi-Fi del Hospital al servicio de seguridad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.