Los comportamientos de algunos heridos de accidentes son un tanto peculiares. Un motorista de unos 45 o 50 años de edad circulaba, a las cinco y media de la madrugada de hoy domingo, por la calle Arquitecto Gaspar Bennàssar esquina con Arxiduc Lluís Salvador dirección Eusebio Estada. 

En un momento dado, según varios testigos, el motorista sin ningún motivo aparente cayó al suelo golpeándose la cabeza. Además, iba sin casco. 

Cuando llegaron las ambulancias y la Policía Local de Palma se encontraron al varón inconsciente en el suelo. Cuando los sanitarios trataron de estimularlo, el hombre se puso a cuatro patas y comenzó a caminar por la calzada. Además, se empezó a revolcar como hacen los perros por toda la calle y no cesaba de gritar e insultar.

Fueron necesaria la presencia de más de seis personas para atarlo en la camilla y la fuerza con la que trataba de zafarse de las ataduras era de tal magnitud que tuvieron que esposarlo de pies y manos. 

Así como pudieron y con escolta policial lo llevaron hasta el hospital. La Policía Local solicitó contraste de drogas dado que el estado que presentaba no era nada normal.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.