Los senegaleses campan a sus anchas vendiendo droga, las nigerianas ejercer la prostitución, los ladrones de varias nacionalidades roban sin problemas en las playas, donde los locales de ocio como bares y discotecas rompen los tímpanos y la salud de los vecinos con el excesivo ruido.

Donde los turistas se sienten como en el pueblo de Pinocho donde todo esta permitido, donde los policías honrados se sienten desbordados y superados y se terminan marchando, donde el buen hacer y la cordura de algunos dirigentes hace muchos años que la perdieron si es que la tuvieron cegados por la codicia del poder y el dinero.

Un lugar donde las aguas residuales de algunos hoteles desembocan en nuestras playas, donde no se avisan de los peligros si no que se ocultan por miedo a que no haya próxima temporada, donde se premian a los miserables y castigan y destierran a los justos, donde la dedocracia impera y el caciquismo gobierna, donde los niños nada bueno pueden aprender.

Imaginen a que lugar me refiero…

5 Comentarios

  1. Totas sas islas diria yo. Brutó, corrupció, mafia, delincuenci. Tenim li milló y lo pitjó de per tot y també d’aqui. Falta gent a sa pressó y falta bona concienci. Vergoñós, dolorós y humillant per tots noltros. Però tenim lo que nos em cercad. Votant sempre a es matexos fracasads e inútils.

  2. Soy un policía de los que se considera honrado, el auto lleva razón, nos sentimos desbordados y superados, no tenemos herramientas y parece que tampoco interesa, lo único que importa es la foto de cada año y aparentar, pero no estoy de acuerdo con lo de que nos terminemos marchando, por lo menos en lo que a mis compañeros y a mi respecta. Nos terminan echando, cosa muy diferente. Cada día hacen que sea más difícil salir a trabajar con ilusión.

    P.D: La foto recoge a una de las carteristas por excelencia de Playa de Palma.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.