Las trampas tienen forma de cono y se colocan en el suelo

La Dirección General de Medio Rural y Marino de la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Territorio, en colaboración con el Laboratorio de Zoología y Enfermedades Emergentes del Departamento de Biología de la Universidad de las Islas Baleares (UIB), ha puesto en marcha este otoño un proyecto piloto de control del escarabajo de las palmeras o picudo rojo ( Rhynchophorus ferrugineus ) en los términos municipales de Alcúdia y Pollença. El proyecto, que supone una inversión de 25.000 euros de la Consejería, se basa en la captura masiva de hembras de picudo rojo mediante trampas que contienen una sustancia que atrae a los escarabajos adultos, disminuyendo así la población. En total se han colocado 134 trampas, 77 en Alcudia (en el núcleo urbano y en las zonas de Alcanada, Barcarès, Bonaire, Manresa, la Marina y el Puerto de Alcudia) y 57 en Pollença (en las urbanizaciones del Vilar, Gotmar, Colmillo, Llenaira, el Molino de Silla y Silla). Las trampas se instalaron a principios de octubre, ya mediados de noviembre ya se habían capturado 1.759 escarabajos (746 en Alcúdia y 1.013 en Pollença) , de los cuales la gran mayoría, un 79%, son hembras. La captura de cada hembra de picudo rojo representa aproximadamente una reducción de hasta 185 huevos, de manera que se pronostican unos buenos resultados del proyecto piloto, con una disminución considerable de la incidencia de la plaga en estos dos municipios, lo que se podrá saber dentro de un año. Las trampas, que se comprueban cada quince días, tienen forma de cono y se colocan en el suelo, sin necesidad de ser enterradas, ya que las paredes exteriores son rugosas y permiten que los insectos suben y queden retenidos en el interior. El trampeo masivo es un método de control con el que se han obtenido buenos resultados en otras plagas presentes en las Islas Baleares, como la de la mosca mediterránea de la fruta ( Ceratitis capitata ) o la de la mosca de la aceituna ( Bactrocera oleae ). La lucha contra el picudo rojo de las palmeras se complementa con otras actuaciones de prevención, control y erradicación que lleva a cabo la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Territorio, en coordinación con los diferentes ayuntamientos de Mallorca afectados. Por un lado, se ofrece formación y asesoramiento tanto a particulares como a profesionales y servicios técnicos municipales sobre los procedimientos a seguir en caso de detectar palmeras afectadas y se llevan a cabo prospecciones periódicas para comprobar el estado de la plaga. Por otra parte, se efectúan tratamientos insecticida en determinadas zonas de riesgo y se facilita la destrucción de los ejemplares infestados. En Mallorca, desde el año 2006, cuando se detectó el primer caso de palmera afectada en Campos, se han eliminado 5.627 ejemplares, de los cuales 849 corresponden a Pollença y 194 en Alcúdia, según los datos más recientes de la Dirección General de Medio Rural y Marino. Actualmente, sólo Escorca permanece libre de la plaga. La Dirección General de Medio Rural y Marino recuerda que es obligatorio comunicar al teléfono gratuito 900 101 477 los casos sospechosos de afectación de la plaga, y que en las zonas de la isla donde la afectación del escarabajo es muy baja o inexistente también es obligatorio destruir las partes afectadas de la palmera.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.