Una familia gitana trataba de estafar al seguro, pero el tiro les salió por la culata. 

Recientemente, los ocupantes de un vehículo, supuestamente, sufrieron un aparatoso accidente de tráfico en el Camí de Génova, en el término municipal de Palma. Según las primeras investigaciones, todo fue una farsa para tratar de estafar a la compañía aseguradora. 

Los supuestos accidentados llamaron a la Policía Local de Palma para que realizaran el correspondiente atestado y a una ambulancia para que practicase los traslados al centro hospitalario.

La mala suerte se apoderó de los ‘estafadores’ que, al ver que la unidad de Accidentes estaba ocupanda y demoraba su llegada, decidieron abandonar el lugar y simular un nuevo accidente en la rotonda de sa Taulera, lugar mucho más próximo al núcleo urbano.

La familia accidentada no contaba con la participación activa de varios testigos que presenciaron el primer golpe y alertaron a los equipos de emergencia. 

Ahora, la Policía Local y la compañía de seguros tendrán mucho que aportar al caso de los ‘accidentes simulados’.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.